Las semifinales, un sueño tras el 'shock'

El portero Roman Burki aún se despierta sobresaltado por las noches y el capitán, Marcel Schmelzer, reconoce que todavía no han superado el shock, pero el calendario no ofrece respiro y el Dortmund debe tiene hoy una misión difícil: vencer en Mónaco para estar en semifinales.

Tras el ataque sufrido el martes pasado en el camino al estadio para jugar el partido de ida de cuartos de final ante el Mónaco, el equipo alemán jugó ya dos partidos. Primero, el duelo postergado al día siguiente por el atentado, que se saldó con un triunfo (2-3) del equipo monegasco. Y luego, una victoria (3-1) ante el Eintracht en la Bundesliga. El domingo, los jugadores disfrutaron del día libre, pasar la Pascua con sus familias y relajarse un poco tras el trauma. Sin embargo, el descanso es reducido y dos días después debieron abordar ya un avión rumbo a Niza, desde se dirigieron por tierra a Mónaco.

En lo futbolístico, la esperanza del Dortmund se sustenta en buena medida en la recuperación de Marco Reus. El equipo teutón llega además sin nuevas bajas, más allá de la de Bartra, operado de la mano como consecuencia del ataque, y las de Götze, Andre Schürrle y Rode, ausentes desde hace tiempo. El Mónaco, sin embargo, es un equipo que demanda máximo cuidado. El conjunto dirigido por Leonardo Jardim ha ganado cinco de sus seis partidos en casa en la actual edición de la Liga de Campeones y empató el restante. Además, lidera la Liga francesa y cuenta con un plantel lleno de jóvenes talentos y con atacantes temibles como Mbappe, la nueva joya del fútbol europeo, y Falcao. Convertido en una máquina de hacer goles, el Mónaco lleva ya 90 tantos en el campeonato local y 18 en la Champions. Y sus jugadores, en la ida, ya demostraron no tener piedad del golpeado Dortmund.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios