Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

Un zarpazo bestial a la Liga

  • Un tanto de Julio Baptista desmonta la escasa capacidad del Barcelona y permite al Real Madrid irse de vacaciones navideñas con siete puntos de ventaja sobre los azulgranas y poner tierra por medio

No les hizo falta a los de Bernd Schuster demasiado virtuosismo para llevarse la victoria y conquistar el simbólico campeonato de invierno, porque el Barcelona, que había ganado todos los partidos disputados esta temporada en el Camp Nou, en Liga y en Liga de Campeones, firmó un partido plagado de dudas.

La apuesta de Rijkaard, con Ronaldinho de titular, no le dio resultado y su equipo firmó un ejercicio de impotencia, de querer y no poder frente a un rival muy serio, muy contundente en defensa, muy poderoso en el remate, pero con poco fútbol.

El problema de los catalanes, sin embargo, no fue Ronnie, sino su incapacidad para poner en marcha sus automatismos, especialmente en la creación. Deco no estuvo preciso, Xavi, tampoco; Touré Yayá cumplió destruyendo y sólo Iniesta tenía las ideas claras. Además, a Eto'o no le llegó ni un sólo balón en condiciones.

El Real Madrid lo tuvo más fácil. Schuster le dio una pincelada de seguridad a su equipo con la entrada de Heinze por Marcelo, pero el Real Madrid nunca fue conservador. Con una defensa adelantada, una media presionante y el instinto goleador de la pareja Raúl-Van Nistelrooy.

El Madrid llegó por primera vez con una jugada a balón parado. Sacó Sneijder y remató en plancha Pepe. El partido no acababa de arrancar y los de Rijkaard, tampoco. De hecho, los locales no se acercaron a la meta de Casillas hasta el minuto 30, en una jugada que el portero aguantó primero la acción ante Eto'o y después la de Iniesta.

Notó el Barça la ausencia en el juego del albaceteño, Andrés Iniesta lo vio, abandonó un poco la banda, buscó protagonismo y lo encontró.

Pero cuando el Barça creía más en sus posibilidades, en una contra, el Real Madrid resumió lo que mejor sabe hacer este año: crear una jugada de gol prácticamente de la nada. En cuatro toques: dos de Raúl y una pared entre Van Nistelrooy y Baptista; los blancos se adelantaron en el marcador.

La resolución del brasileño fue espectacular, con el exterior del pie batió a Valdés con un tiro a la escuadra, un tanto que desmontó el ánimo del Barça, justo cuando su fútbol empezaba a crecer después de un dubitativo inicio.

En el segundo tiempo, el Real Madrid volvió a vivir de su solidez defensiva y de su pegada en ataque. Baptista, Robinho y Van Nistelrooy, a la contra, apuntaron en un par de acciones, el 0-2 parecía más cerca que el empate, porque el Madrid dominaba sin agobios.

Sólo Iniesta emitía alguna señal en positivo por parte del Barça, pero no era suficiente. El último cartucho de Rijkaard fue Bojan Krkic, a ocho minutos para el final, pero ya era demasiado tarde, aunque el joven delantero remató a puerta en el 84', cuando su equipo ya apelaba a la heroica.

El Real Madrid ganó por más diferencia de la que refleja el marcador, logró el simbólico campeonato de invierno, se convierte en el primer equipo que gana en el Camp Nou en Liga en 24 meses, se escapa al frente de la tabla con siete puntos de ventaja e inundan de dudas al Barça.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios