El Banco de España mejora tres décimas las previsiones de crecimiento, hasta el 2,8%

  • Eleva otra décima, hasta el 0,8%, el avance del PIB en el primer trimestre.

El Banco de España ha mejorado tres décimas, hasta el 2,8 %, su previsión de crecimiento de la economía española para 2017, debido a una evolución mejor de lo esperado del PIB durante el primer trimestre, al mejor comportamiento del comercio internacional y al menor dinamismo de las importaciones.

En su último boletín económico, que incluye el informe de proyecciones macroeconómicas para el periodo 2017-2019, la entidad avanza que la economía española creció el 0,8% entre enero y marzo, una décima más que en el último trimestre de 2016, gracias a la fortaleza del empleo, que ha seguido favoreciendo el tirón de la demanda interna y, en especial, del consumo de los hogares.

El director general de Economía y Estadística, Pablo Hernández de Cos, ha explicado en rueda de prensa que el repunte de la inflación podría desacelerar ligeramente en el corto plazo el consumo privado, si bien ha considerado que en una situación de subida "transitoria" de los precios es más probable que los hogares tiendan a ahorrar menos en lugar de reducir el gasto.

La buena evolución de la demanda nacional, unida a las mejores condiciones financieras, será la causa de la prolongación de la fase de crecimiento de la actividad y el empleo de la economía española desde 2017 hasta 2019.

Para los dos próximos años espera un crecimiento de la economía más moderado, hasta el 2,3 % y el 2,1 %, respectivamente, dos y tres décimas más de lo previsto inicialmente, mientras que para este año, el Banco de España deja atrás su estimación del 2,5 %, que coincidía con la que actualmente mantiene el Ejecutivo.

Del 2,8 % previsto para 2017, 2,3 puntos porcentuales serán aportados por la demanda nacional (una décima más que en las anteriores previsiones de diciembre), en tanto que el sector exterior contribuirá con 0,5 puntos porcentuales (dos décimas más).

Por otra parte, el mercado laboral mantendrá este año un elevado ritmo de creación de empleo y el avance de la ocupación haría que la tasa de paro bajara al 13,9 % a finales de 2019, mientras que este año y el que viene se situaría en el 16,7 % y 15,4 %, respectivamente.

El Banco de España confía en un crecimiento moderado de los salarios y avisa de que la inflación en 2017 podría cerrar en el 2,2 % en tasa interanual.

El IPC mantendrá una senda alcista este año como consecuencia de los precios energéticos y posteriormente bajaría hasta el 1,4 % y el 1,6 % en 2018 y 2019.

El boletín económico incide en que los dos próximos años habría una desaceleración de la actividad según se vayan disipando los efectos de las caídas de los precios del petróleo y de los tipos de interés, y ante una política fiscal europea menos expansiva.

El Banco de España prevé que el déficit público se sitúe en el 3,3 % del PIB en 2017, lo que supondría una desviación de dos décimas respecto al objetivo comprometido con Bruselas en el 3,1 % del PIB, si bien la entidad matiza que esta previsión no recoge el proyecto de presupuestos de este año.

Hernández de Cos ha dicho que no está en condiciones de decir si los presupuestos generales del Estado de 2017 llevarán a una revisión al alza o la baja de la previsión de déficit de la entidad. No obstante, ha asegurado que tiene la sensación de que por el lado de los ingresos no hay "sorpresas" ni novedades legislativas y que lo importante será conocer el detalle por el lado del gasto.

Según las proyecciones de la entidad el consumo privado crecerá este año el 2,4 %, mientras que en 2018 y 2019 aumentará el 2,6 % y el 2,5 %, respectivamente. El consumo público subiría un 0,8 % de forma constante.

Las exportaciones crecerán el 6,1% este año, casi dos puntos más que la anterior estimación del Banco de España, debido a la mejor evolución de los mercados exteriores y a las ganancias de competitividad de la economía española, mientras que.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios