La CHG no aplicará restricciones al regadío pese a la prealerta de sequía

  • Antonio Ramón Guinea sustituye a Manuel Romero al frente de la Confederación

Tractorada ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de los regantes del embalse de Torre del Águila. Tractorada ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de los regantes del embalse de Torre del Águila.

Tractorada ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de los regantes del embalse de Torre del Águila. / juan carlos vázquez

El pleno de la Comisión de Desembalse de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) aprobó ayer un desembalse de 1.200 hectómetros cúbicos para el riego de los cultivos del Sistema de Regulación General durante la presente campaña, que finalizará el próximo 30 de septiembre. Es prácticamente la misma cantidad que se otorgó el año pasado (sólo 50 hectómetros cúbicos menos), con un límite para los regantes de 5.500 metros cúbicos por hectárea, 500 menos que el año pasado. La excepción es la Zona Regable de Salado de Morón que, debido a la complicada situación del embalse Torre del Águila (que se encuentra a poco más del 3 % de su capacidad), no tendrá dotación por el momento. Tampoco dispondrá de ella la Zona Regable del Río Corbones debido a la falta de agua en las presas de Puebla de Cazalla (Sevilla).

Durante la celebración de la comisión, el presidente de la CHG, Manuel Romero, comunicó a los asistentes que ha cesado de su cargo al frente de esta administración. Le sustituye Antonio Ramón Guinea, que era hasta ahora ingeniero jefe de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en Córdoba.

1.200Hectómetros cúbicos. Es la dotación prevista para esta campaña, 50 menos que en 2016

El período transcurrido desde el comienzo del presente año hidrológico (1 de octubre de 2016) hasta la fecha ha sido, como ya ocurriera en el anterior ejercicio, más seco de lo normal, con un déficit de precipitaciones del 14% con respecto la media de los últimos 25 años. Éste es el cuarto año consecutivo en el que la pluviometría registrada está por debajo de esa media histórica.

Los embalses, que en el inicio del año hidrológico se encontraban al 48,82%, están ahora al 53,7%, con 4.361 hectómetros cúbicos de agua embalsada. Las lluvias desde septiembre han generado unas aportaciones de 1.076 hectómetros cúbicos. La presidencia de la CHG apeló a la necesidad de hacer un buen uso del agua, teniendo en cuenta que la escasez de precipitaciones en el año hidrológico provoca que la situación general de la cuenca sea de "prealerta".

La Comisión de Desembalse aprobó también autorizar de forma excepcional como riegos extraordinarios 45 hectómetros cúbicos para superficies de regadío en precario, siempre que las explotaciones agrícolas cuenten con infraestructuras de riego que así lo permitan. También autorizó 18 hectómetros cúbicos para los riegos de apoyo del olivar, con una dotación de 1.000 metros cúbicos por hectárea. El volumen de agua para el arroz se ha fijado en 400 hm3. Para favorecer el riego, la zona arrocera de la margen izquierda del Guadalquivir, en lugar de realizar su toma en el río, lo hará directamente del canal del Bajo Guadalquivir.

Por último, y con respecto al Trasvase Negratín-Almanzora, la Comisión de Desembalse autorizó un volumen máximo anual trasvasable de 50 hectómetros cúblicos. A este volumen se añadirá el consumo de la Comunidad de Regantes de Vega Campo Baza, que no podrá superar los 2,7 hectómetros cúbicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios