Caixabank se afianza como líder ibérico con la adquisición del portugués BPI

  • La compra sitúa al banco en cabeza por activos y clientes y con 564.000 millones de cifra de negocio

El presidente de Caixabank, Jordi Gual, destacó ayer, en la junta anual de accionistas del banco, que la adquisición del portugués BPI convierte a la entidad en líder ibérico, tanto en activos como en volumen de negocio y oficinas, por lo que esta operación "creará valor de forma sostenible" tanto para los accionistas de ambos bancos. Muy satisfecho de esta adquisición se mostró , la número 80 de la historia de la entidad, Gual afirmó que BPI "es un banco solvente y bien gestionado" que, combinado con Caixabank, posibilitará seguir ganando cuota de mercado.

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, resaltó que la entidad pasa "de ser el primer banco en España a ser el primer banco en la Península Ibérica, con un volumen de negocio de 564.000 millones" y plasmó la "plena confianza" en el equipo directivo de BPI y explicó que son dos entidades que se complementan de manera natural.

Gortázar incidió en que BPI es la quinta entidad de Portugal y que opera en un mercado atractivo con potencial de crecimiento, y ante voces que auguraban un recorte del crédito en BPI tras la entrada de Caixabank, aseguró: "Nuestra previsión es aumentar fuertemente la concesión de crédito a la economía portuguesa, que creemos que tiene buenas perspectivas de crecimiento". Y Gual añadió: "Hemos vuelto a demostrar que nuestro modelo funciona, incluso en un entorno lleno de dificultades". El presidente de la entidad recordó que Caixabank es líder en banca minorista tradicional y digital, aunque ha reconocido que han revisado a la baja los objetivos de rentabilidad del plan estratégico 2015-2018 por el contexto económico y de bajos tipos de interés.

En todo caso, confió en impulsar la rentabilidad a través de la diversificación -con énfasis en créditos al consumo y el segmento de empresas-, la potenciación de los seguros y la gestión de activos, la contención de gastos, y la gestión de la morosidad para reducir créditos dudosos y activos adjudicados. "Tenemos el convencimiento de que, si desplegamos estas prioridades, la rentabilidad (Rote) crecerá hasta situarse entre el 9 y el 11% este año, permitiendo cubrir el coste del capital y ofrecer una rentabilidad muy atractiva a los accionistas, sin perder de vista la vocación social y la gestión responsable del negocio", expuso.

Respecto a la remuneración a los accionistas, explicó que, desde la salida a bolsa de Criteria en 2007, la rentabilidad acumulada de la acción es del 33%, superando a los bancos del Íbex y el principal índice de la zona euro, y que el dividendo de 2016 será de 13 céntimos por titulo -lo que supone un payout del 54%- si la junta aprueba un pago de seis céntimos en abril. "Nuestro compromiso con el dividendo es y continuará siendo primordial", constató, abogando por una remuneración muy atractiva desde la prudencia que requiere el entorno. También incidió en que este año se pagarán dos dividendos semestrales en efectivo -con un payout superior al 50%-, en línea con las recomendaciones del supervisor y la práctica más extendida en Europa.

Gortázar dijo que son conscientes de que parte de la sociedad tiene una percepción negativa de la banca tras los errores cometidos antes de la crisis, pero matizó que en algunos casos "se evalúan comportamientos pasados con reglas nuevas y eso distorsiona la visión". Al respecto, añadió que Caixabank revisa continuamente sus procesos y políticas para evitar y solucionar errores si surgiesen ante el gran volumen de actividad.

Reconocimiento a Isidro Fainé y Salvador Gabarró

En sus discursos, tanto Jordi Gual como Gonzalo Gortázar quisieron reconocer la labor del ex presidente de la entidad, Isidro Fainé -presente en la junta y que dejó el cargo en junio, para presidir la Fundación La Caixa-, y del recién fallecido Salvador Gabarró, que era consejero del banco y vicepresidente tercero de CriteriaCaixa, además de presidente de honor de Gas Natural Fenosa.

Gual destacó de Fainé su "liderazgo, visión, sentido de la anticipación, optimismo y vocación de servicio como aspectos fundamentales en la expansión, modernización e internacionalización" de La Caixa y Caixabank, por lo que es ejemplo y referencia para sus sucesores en la entidad. Gortázar, por su parte, onsideró un placer y orgullo trabajar al lado de Fainé, y también agradeció el esfuerzo de la plantilla y la "firmeza y liderazgo" con que Gual ha tomado el relevo al frente del banco.

Sobre Salvador Gabarró, Gual incidió en su profundo compromiso con el grupo La Caixa desde su vinculación en 2003 y su "visión estratégica especialmente valiosa en los momentos complejos", mientras que Gortázar recalcó su buen juicio y capacidad de decisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios