La Eurozona espera un gesto del FMI y el G-20 para reforzar el fondo de rescate

  • Pide apoyo internacional tras acordar ampliar el 'cortafuegos' europeo a 700.000 millones

La Eurozona espera un gesto de los países del G-20 y del Fondo Monetario Internacional (FMI) para proseguir la lucha contra la crisis de la deuda, tras entender que cumplió con su parte al reforzar su mecanismo de rescate financiero.

Después de intensas negociaciones, los 17 países de la Unión Monetaria acordaron el viernes dotarse de un cortafuegos de un total teórico de 700.000 millones de euros. La decisión es menos ambiciosa que lo esperado: la Eurozona sólo dispondrá de 500.000 millones en dinero fresco. Se trata de una suma modesta para acudir en ayuda de un país como España, cuyas desviaciones presupuestarias suscitan preocupación. Pero este acuerdo, varias veces postergado, es desde luego positivo para la zona que espera a cambio la ayuda de sus socios internacionales. "La idea es tener un doble cortafuegos, una respuesta europea y una respuesta internacional coordinada por el FMI con el aumento de sus recursos", subrayó ayer el ministro francés de Finanzas, François Baroin.

En Washington, las primeras reacciones fueron positivas: la directora general del FMI, Christine Lagarde saludó una decisión que "apoyará los esfuerzos" de su institución "para incrementar sus recursos disponibles". Igual satisfacción reinó en el Tesoro de EEUU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios