Flacema pide "valentía" a la Junta para prohibir los vertederos

  • Ante la caída del consumo, el sector cementero ve la valorización de residuos como "clave" para su futuro por el ahorro energético y los ingresos alternativos que genera.

La industria cementera atraviesa una grave crisis de la que intenta zafarse de la mano de la valorización de residuos. El derrumbe de la construcción ha llevado aparejada una caída brutal del consumo de cemento en Andalucía -de los once millones de toneladas de la época del boom a los dos con los que cerrará este año-, motivo por el que el sector busca alternativas para apuntalar su futuro.

En este escenario, la utilización de residuos, sobre todo urbanos, como materia prima para fabricar cemento y como combustible alternativo para ahorrar en la factura energética abre dos vías que las cementeras consideran "clave" para su supervivencia. Pero para que esa materia llegue hasta sus manos, el sector reclama a la Junta de Andalucía "valentía" y una "directriz clara" que prohíba los vertederos, donde hoy por hoy se depositan la mayor parte de los residuos con el consiguiente perjuicio medioambiental que conlleva.

El presidente de Flacema (Fundación Laboral Andaluza del Cemento y el Medio Ambiente) y consejero delegado de Holcim España, Vincent Lefebvre, comentó ayer que "existe una competencia desleal por parte de los vertederos, ya que deshacerse de los residuos allí cuesta muy poco, mientras que hacerlo en una cementera es más caro porque ésta realiza una selección, un pretratamiento y, por último, una valorización de los mismos", algo que obviamente tiene unos costes. Lefebvre hizo esta reivindicación durante la presentación de la Memoria de Sostenibilidad del Sector Cementero Andaluz 2011, en la sede de la EOI en Sevilla, ante la mirada de Jesús Nieto, director general de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente. Nieto subrayó que la Junta ha hecho su trabajo, esto es, sentar las bases "desde la legislatura pasada" para que se produzca la valorización de residuos en Andalucía. "Hemos creado el marco jurídico, legal y de planificación, ése es nuestro papel", reiteró.

Pero Flacema, fundación que agrupa a las principales productoras de cemento de Andalucía y a los dos sindicatos mayoritarios, pide "menos leyes, pero que se cumplan" y "un esfuerzo urgente de la Administración para que la actividad de las cementeras como gestoras de residuos despegue cuanto antes", en palabras de Ángel Gómez, vicepresidente de la organización y secretario general de Fecoma-CCOO Andalucía. En este sentido, uno de los pasos que reclaman es que haya menos trabas para que la industria llegue a acuerdos económicos con los propietarios de los residuos (empresas como ayuntamientos, consorcios, mancomunidades). "En muchas ocasiones los partidos políticos usan este tema como arma arrojadiza y eso nos perjudica", explicó Gómez.

Pese a los obstáculos, la industria cementera andaluza ha logrado incrementar la valorización energética en los últimos años, pasando de obtener el 8,81% de la energía térmica de combustibles alternativos (residuos) en 2005, a un 15,07% en 2011. "Aún queda un importante camino por recorrer hasta alcanzar niveles similares al resto de Europa", admite, pues países como Holanda ya sustituyen más de un 80% de sus combustibles por residuos, tales como neumáticos, serrín y maderas, aceites, plásticos...

La mala situación que vive el sector cementero, sin embargo, no ha sido óbice para que realice una fuerte inversión en Andalucía, según reza en la memoria presentada ayer por Flacema. Los cuatro grupos que operan en la región (Grupo Cimpor, FYM Italcementi Group, Cementos Pórtland Valderrivas y Holcim España), desembolsaron entre 2009 y 2011 51,8 millones de euros, tres veces menos que entre 2007 y 2009 (147,7 millones).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios