Fráncfort y Nueva York se fusionan para formar la mayor bolsa del mundo

  • Las sociedades gestoras de ambos parqués dan a luz una empresa con una capitalización bursatil de 7.400 millones de euros y 7.000 empleados.

La bolsa de Fráncfort y la de Nueva York se convierten con su fusión en la mayor bolsa del mundo por facturación, beneficio y capitalización bursátil, así como en el líder en la negociación de derivados.

La sociedad gestora de la bolsa de Fráncfort, Deutsche Börse, informó de que tendrá el 60% de la nueva empresa combinada y la del mercado neoyorquino NYSE Euronext el 40% restante.

Los consejos de ambas compañías han firmado un acuerdo de fusión que las convierte en la mayor plataforma bursátil para colocar y negociar acciones. La operación responde al creciente aumento de la competitividad entre las bolsas tradicionales, que deben reaccionar con plataformas de negociación alternativas.

Con la transacción se crea una nueva empresa, con una capitalización bursátil del 7.400 millones de euros y 7.000 empleados, cuya sede jurídica estará en Amsterdam y sus acciones cotizarán en las bolsas de Fráncfort, Nueva York y París.

Los accionistas de Deutsche Börse recibirán por cada una de sus acciones una en este nuevo holding, mientras los de NYSE Euronext recibirán 0,47 títulos.

En la bolsa de Fráncfort, las acciones de Deutsche Börse bajaron un 2,4%, hasta 59,85 euros, tras conocerse la fusión y después de haber subido un 2% en la sesión matinal. NYSE Euronext caía en Wall Street un 3,55%, hasta 38,05 dólares, mientras que el día que se conoció que ambas empresas negociaban la fusión se dispararon un 17,63 %.

La empresa tendrá dos sedes, una en Fráncfort y otra en Wall Street en Nueva York. Deutsche Börse contará con 9 de los 15 directivos del nuevo comité ejecutivo y NYSE Euronext los 6 restantes.

El presidente del nuevo grupo resultante será Reto Francioni, actual consejero delegado de Deutsche Börse, y el consejero delegado será Duncan Niederauer.

Francioni dijo que "con la fusión la empresa estará bien posicionada para las únicas perspectivas de crecimiento, en un momento en que los clientes buscan más transparencia, más confianza en la fijación de precios y máxima calidad en la ejecución". "La empresa conjunta será un socio muy atractivo para los mercados de capital en la región de Asia y el Pacífico", según Francioni.

Niederauer, consejero delegado de NYSE Euronext, consideró que "la transacción apoya el desarrollo de mercados de capital globales" y beneficiará a los respectivos accionistas.

NYSE Euronext, fue creada en abril de 2007 después de que el NYSE Group comprara la plataforma europea Euronext, constituida en 2000 con la fusión de las bolsas de París, Amsterdam y Bruselas.

Deutsche Börse opera en el mercado de derivados a través de Eurex y NYSE Euronext, a través de Liffe. Juntas formarán la mayor plataforma de derivados del mundo, en la que se negociarán diariamente 19 millones de contratos.

La bolsa de Fráncfort y NYSE Euronext tendrán una cuota de mercado en la negociación de derivados de EEUU del 40% y en Europa del 95%.

Los derivados son un instrumento financiero cuyo precio varía en función de parámetros como riesgo o plazo y también depende de la cotización que alcance en el mercado otro activo, al que se denomina subyacente y que pueden ser acciones, bonos, divisas o materias primas. Así, el valor de un contrato futuro sobre la soja se basa en el precio de la soja.

Deutsche Börse y NYSE Euronext tendrán una facturación conjunta de 4.100 millones de euros  y un beneficio (Ebitda) de 2.100 millones de euros.

La empresa conjunta obtendrá un 37% de sus ingresos de la negociación y liquidación de derivados, un 29% del mercado al contado y un 20% en liquidación y depósitos de títulos, así como 14% en la negociación con datos de mercado, índices y servicios de tecnología de la información.

La fusión, que todavía debe ser aprobada por las autoridades de la competencia en Europa y EEUU y por los accionistas, permitirá a la bolsa de Fráncfort y de Nueva York ahorrar hasta 300 millones de euros (400 millones de dólares) en costes tres años después de ejecutarse la operación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios