Mitsubishi entra en 'números rojos' tras perder 42 millones de euros

  • Mitsubishi reducirá su 'stock' en 330.000 unidades, se retirará de futuras ediciones del Dakar y bajará las retribuciones para los directivos y los costes en todas sus áreas

El fabricante japonés de automóviles Mitsubishi cerró los nueve primeros meses de su año fiscal 2008-2009, que termina en marzo próximo, con unas pérdidas netas de 4.800 millones de yenes (42 millones de euros al cambio actual), frente a un beneficio de 31.300 millones de yenes (272 millones de euros) en el ejercicio anterior.

La corporación japonesa se ha visto afectada por el descenso de sus ventas y por el efecto negativo de la apreciación del yen. Ante esta situación, Mitsubishi ha rebajado drásticamente sus previsiones de resultados para el presente ejercicio, y ha decidido retirarse del rally Dakar, al tiempo que reconsiderará su participación en salones del automóvil.

La cifra de negocio de Mitsubishi alcanzó 1,65 billones de yenes (14.420 millones de euros) entre los pasados meses de abril y diciembre, período en el que sus ventas mundiales se redujeron un 17%, hasta 848.000 unidades, de las que 232.000 correspondieron al mercado europeo (-8%).

Nissan espera cerrar el año con unas ventas mundiales de 1,05 millones de unidades, estimación inferior en 178.000 unidades a la anunciada en octubre del pasado año, como consecuencia de la repercusión sobre el mercado del automóvil de la crisis económica.

En este contexto, la empresa ha rebajado también sus previsión de resultados, y espera concluir el ejercicio con unas pérdidas netas de 60.000 millones de yenes (520 millones de euros), mientras que su cifra de negocio se situará en 2,01 billones de yenes (17.500 millones de euros), un 15% por debajo de la estimación anterior.

Mitsubishi adoptará una serie de medidas de emergencia, entre las que destacan la reducción de su 'stock' en 330.000 unidades, la retirada del Dakar, la reconsideración de la asistencia a salones, la reducción de retribuciones para los directivos y la reducción de costes en todas las áreas.

Además, quedan sin efecto los planes para elevar la producción en Japón y se aplaza el inicio de la producción de un todoterreno en Rusia. No obstante, la empresa mantiene su apuesta por productos con tecnología respetuosa con el medio ambiente y por mercados emergentes como China, Brasil o Tailandia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios