Tribuna Económica

Joaquín Aurioles

Recuperar no es suficiente

La EPA del pasado trimestre confirmó las impresiones que se tenían sobre el mercado de trabajo (138.000 empleo más y casi 200.000 parados menos), a pesar de que la tasa de paro se mantiene cercana al 30%.

EN torno al día de Andalucía se cierran algunas de las estadísticas que permiten certificar los pronósticos de los expertos sobre el comportamiento de la economía andaluza durante el año anterior. La Encuesta de Población Activa del pasado trimestre confirmó las impresiones que se tenían sobre el mercado de trabajo (138.000 empleo más y casi 200.000 parados menos), a pesar de que la tasa de paro se mantiene cercana al 30%. Los datos sobre movimiento hotelero permiten concretar algunas sensaciones anticipadas durante el pasado verano sobre el extraordinario comportamiento del sector (aumenta en un 7% el número de viajeros, en un 6,5% el de pernoctaciones y en un 4,7% el empleo) y la permanencia de sus impulsos sobre el resto de la economía. Por su parte, las estadísticas sobre creación de sociedades mercantiles reflejan que la constitución de 15.911 nuevas empresas durante 2015 representa un incremento del 2,1% sobre 2014. Todos estos datos se han conocido durante el mes de febrero y en los próximos días se publicará la estimación del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) sobre el crecimiento de la economía durante 2015, que podría superar los pronósticos de los analistas (entre el 3% y 3,2%), dado el comportamiento del consumo durante las fiestas navideñas.

En general, una llamativa confluencia de circunstancias que invitan al optimismo en el corto plazo, a pesar de que las previsiones para 2016 son algo menos favorables. En todo caso, un merecido descanso en la fatídica sucesión de acontecimientos desde el comienzo de la crisis que, sin embargo, no debería permitir ningún tipo de relajación en la atención a la delicada situación de los determinantes del largo plazo.

También durante el mes de febrero el IECA ha actualizado algunos de sus indicadores de desarrollo sostenible, que ahora están referidos a 2014. El relativo retraso se explica porque se publica simultáneamente en toda Europa, pero tienen la ventaja de permitir compararnos con los demás. Se confirma que entre los obstáculos a la deseada convergencia tecnológica y en productividad sigue estando el gasto en I+D, la mitad que la media de los países de la UE-28 y un 15% menos que la española, aunque todavía estamos peor en materia de inclusión social, especialmente en todo lo relacionado con el mercado de trabajo. En concreto, 2,8 millones de andaluces en riesgo de pobreza o exclusión social, un 33,7% del total, que son 4,5 puntos más que España y casi diez más que la Zona Euro, aunque Grecia, Bulgaria y Rumanía están todavía peor que nosotros. Lo más adverso, no obstante, es el volumen de población en hogares con baja intensidad de empleo, que son aquellos donde los miembros en edad laboral han trabajado menos del 20% de su potencial. Un 27,4% del total en 2014 que nos sitúa a la cabeza de la Unión y nos distancia seis puntos de Irlanda, que es el peor dato a nivel de país. También una advertencia a la Junta de Andalucía contra el riesgo de una excesiva complacencia con la recuperación o de sucumbir a la tentación de ignorar el problema, aprovechando el ruido político en la búsqueda de mayorías para la formación de gobierno en España.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios