Unicaja recorta un 20% su beneficio por el incremento de las provisiones

  • La entidad presenta indicadores positivos en otros ámbitos -morosidad, tasa de cobertura, liquidez- que confirman su buena salud · CCM autorizará hoy las negociaciones para la fusión con la caja andaluza

Cuando las cosas pintan mal y encima una caja presenta resultados, el público contiene el aliento. Si además el protagonista en cuestión es Unicaja, pendiente de un proceso de fusión que le haría conquistar puestos y prestigio en el escalafón, el interés se multiplica. Pues bien, la entidad que dirige Braulio Medel mostró ayer su radiografía de 2008, que confirma una secuencia ya conocida en el mundo económico: buen comportamiento en los tres primeros trimestres y peores en el último tramo del año. El repunte de las dotaciones a provisiones, alentada por el Banco de España para preservar la salud de la banca, está detrás de unos números mustios: el beneficio neto (286,1 millones) cayó un 20%, cifra interconectada a las citadas dotaciones, que crecieron un 82% respecto a 2007 (318,7 millones).

Unicaja rompe 14 ejercicios consecutivos en positivo, aunque el resultado recurrente -que excluye los ingresos extraordinarios- se situó en 252 millones de euros, un 1% más. Todas las cajas y bancos han tirado del mismo recurso para tapar sus malos indicadores, aunque es cierto que la caja malagueña presenta un buen comportamiento en otros terrenos, según los datos difundidos ayer.

Por ejemplo, pese a que su tasa de morosidad ascendió del 0,62% de 2007 al 2,18% del año pasado, el porcentaje la aleja un 42% de la media en el sector. La tasa de cobertura se elevó al 151%, "una de las más altas del sistema financiero", siempre conforme al comunicado facilitado por Unicaja. Más buenas noticias: el margen ordinario, en el que se contabilizan los extraordinarios derivados de operaciones financieras, creció un 8,6% hasta alcanzar los 1.031,7 millones. Los gastos de explotación se incrementaron un 3%, con la consiguiente repercusión en la ratio de eficiencia (42,2%), que indica el peso de los gastos de explotación sobre el margen ordinario. El nivel de apalancamiento [la relación entre el capital propio y el crédito invertido en una operación financiera] fue del 12,8%.

"Unicaja cuenta con una holgada posición de liquidez. La relación depósitos/créditos es del 99,5% y las líneas de liquidez abiertas superan los 4.000 millones", destaca la caja. Respecto al volumen de negocio, la inversión crediticia alcanzó los 25.423 millones (+3,4%), con el crédito con garantía hipotecaria como producto destacado con un alza del 6,7%.

Ésta es la superficie. El trasfondo se llama fusión y apunta a Caja Castilla-La Mancha (CCM), que celebra hoy una reunión crucial para el porvenir de una operación que cuenta con todas las bendiciones del Gobierno, la Junta y el Ejecutivo castellanomanchego. El presidente de CCM, Juan Pedro Hernández Moltó, obtendrá el aval de su consejo de administración para pasar del tanteo a la negociación pura y dura. Es un paso que esperan también en Unicaja, donde los consejeros confían en el instinto estratégico de Medel aunque aún no cuenten con un mapa exacto del estado de CCM, entidad bajo sospecha en el mundillo y también entre las agencias de calificación de riesgo.

El guiño de Moncloa a la operación no significa que la oposición esté conforme. En Andalucía, el líder del PP, Javier Arenas, combina las reservas hacia una jugada cuyos entresijos poca gente conoce con el beneplácito a cualquier movimiento que refuerce el peso de la principal caja andaluza. La tensión es mucho mayor en Castilla-La Mancha, donde el Comité Ejecutivo regional del PP acordó ayer abrir expediente disciplinario a Germán Chamón y Tomás Martín-Peñato, dos de los cuatro miembros del consejo de administración de CCM que se negaron a acatar la petición del partido de presentar la dimisión.

María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, sacó a colación el otro gran tema: CCM "tiene que quedarse en la región, y si se sanea, con más razón aún". La única opción que maneja Unicaja es la fusión por absorción. Medel, bien secundado por la Junta, sabe que ahí no habrá debate. Incluso si CCM conserva inicialmente su marca, la sede común estará en Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios