Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

Las cajas de ahorros alertan de que 2008 será un año de "ajuste a la baja"

  • Funcas estima que el PIB sólo crecerá este ejercicio un 2,6%, mientras que la tasa de paro aumentará cuatro décimas, hasta el 9% · También prevé una ralentización "más traumática" de lo previsto en la construcción

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) constató ayer, en el último número de sus Cuadernos de información económica, que 2008 será un ejercicio "complicado" para España, ya que supondrá el pistoletazo de salida a un periodo de "ajuste a la baja". De acuerdo con sus estimaciones, el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá este año a un ritmo del 2,6 por ciento, 1,2 puntos menos que en 2007 y medio punto por debajo de la previsión del Gobierno, mientras que en 2009 lo hará al 1,6 por ciento. En cuanto al mercado laboral, la creación de empleo será "menos intensa", y la tasa de paro repuntará cuatro décimas, hasta colocarse en un 9 por ciento. De las magnitudes analizadas por Funcas, la inflación es la que mejor parada sale, puesto que se moderará respecto al pasado ejercicio, aunque volverá a sobrepasar el 2 por ciento (2,5).

Para el director general de la fundación, Victorio Valle, la pérdida de dinamismo de la economía española es fruto de "tres crisis", que afectan al modelo de crecimiento, al sector inmobiliario y a su situación financiera, contagiada por el pinchazo hipotecario en Estados Unidos. Con este escenario, Valle insta a las autoridades a esforzarse para lograr una mejora de la productividad, porque el diferencial con Europa coloca a España en una situación "preocupante", después de que se hayan "desaprovechado" los tiempos de bonanza para hacerlo.

Respecto al diagnóstico de la construcción y la actividad inmobiliaria, Funcas augura para 2008 y 2009 un ajuste "más traumático" de lo que se esperaba. La caída en el número de hipotecas contratadas o la desaceleración de los precios de la vivienda hasta niveles próximos al IPC son, en su opinión, indicios de ello. De momento, parece que el "estancamiento" del sector está cerca, puesto que, como recalca la fundación, el número de viviendas visadas cayó en 2007. Según sus cálculos, la cifra de casas iniciadas, que ha rondado las 900.000 en los últimos ejercicios, podría llegar a las 500.000 en tres años. De ese modo, la producción descendería un 10 por ciento en 2008, pudiendo llegar al 15 en 2009, "momento en el que se acabaría el efecto balsámico de toda la obra que ha venido visada de antes".

Victorio Valle apunta que en la pérdida de fuelle de la demanda de vivienda influirán el "fuerte" endeudamiento de las familias españolas -espera un alza de la morosidad hipotecaria declarada desde el 2 al 3,5 por ciento- y el endurecimiento de las condiciones crediticias. Para suplir ese vacío, sería necesario, en su opinión, aumentar el gasto público en inversión, especialmente en infraestructuras de transporte, pues mantendría la demanda en niveles "adecuados", si la situación internacional se torna "más severa". En cualquier caso, incide en que no se dará una "recesión abierta", sino un cambio de ciclo.

Para contrarrestarlo, aconseja un aumento de la inversión pública, aunque estudiando "cuidadosamente" la financiación de estas políticas. De hecho, el director de Funcas aboga por que se use financiación exterior, con el objeto de no presionar más al mercado financiero interno, para el que no prevé, no obstante, problemas de solvencia. Asimismo, apuesta por reducir la dependencia energética y moderar la inflación con una liberalización del sector servicios.

De cara a 2009, las previsiones son bastante peores: el PIB avanzará un 1,6 por ciento, la tasa de paro alcanzará el 10,3 por ciento y sólo se crearán 400.000 empleos. En definitiva, Funcas sostiene que la situación económica "no goza de la mejor salud", si bien el superávit del 1,8 por ciento del PIB permitirá disponer de "cierto margen".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios