La reforma del Plan de Vivienda beneficiará a 250.000 familias más

  • La modificación aprobada por el Gobierno persigue mejorar el acceso a un hogar propio a las rentas medias y bajas y reactivar el sector del ladrillo · Se introduce en todo el país la figura del alquiler con derecho a compra

Elevar el número de familias que se benefician de las ayudas del Plan de Vivienda (PEV) 2005-2008, fomentar el alquiler y la rehabilitación y contribuir a mantener el vigor en el sector de la construcción ante la actual fase de desaceleración. Éstos son los objetivos de las modificaciones aprobadas ayer en el Consejo de Ministros al Plan de Vivienda, que tendrán un coste de 75 millones de euros y beneficiarán a 250.000 familias, que se sumarán a las 620.000 que lo han hecho desde inicios de la legislatura.

La ministra de Vivienda, Carme Chacón, aseguró que esta reforma "no perjudica a nadie, sino que ayuda a más familias y le da la mano a la iniciativa privada". De ahí que tenga como principales metas facilitar el acceso a las políticas de vivienda a más familias de rentas medias y bajas, elevar la actividad de los promotores en el mercado de la vivienda protegida e impulsar la rehabilitación y el alquiler.

Entre las principales novedades está la introducción de la figura de alquiler protegido con opción a compra, que hasta ahora sólo existía en algunas regiones. Los inquilinos podrán ejercer esta opción a los 10 años de la construcción de la casa y tendrán preferencia los que hayan vivido en ella al menos 5 años.

Asimismo, destacan las mayores facilidades que tendrán los promotores para vender sus viviendas en stock. Así, se reducirá a un año (hasta ahora eran dos) el plazo para poder calificar como protegidas las viviendas concebidas para el mercado libre. Se reducirán también los precios máximos de viviendas libres cuya compra está subvencionada, con lo que las promotoras que no vendan sus casas en un año podrán ajustar los precios a los máximos establecidos para vivienda usada, de forma que los compradores puedan acogerse a las ventajas establecidas en el PEV.

Además, se actualizan los precios de las viviendas protegidas, de régimen especial y de precio concertado, al tiempo que se mejoran las condiciones de financiación, lo que favorece la venta de viviendas libres como protegidas. El precio básico del módulo subirá un 4,12 por ciento (de 728 a 758 euros por metro cuadrado), en tanto que el tipo de interés de los préstamos concertados se ampliará del 4,35 al 5,09 por ciento y su plazo de amortización será superior a 25 años.

El objetivo de esta actualización de precios es que se construyan más viviendas de precio concertado para familias con rentas medias (3.316 euros mensuales por hogar), y de régimen especial para las de rentas bajas (1.273 euros).

Por otra parte, se ampliará el programa de préstamos subvencionados para los constructores que promuevan alquiler protegido, con lo que más empresas podrán beneficiarse de unas condiciones financieras mejores a las del mercado.

Dentro del alquiler, se eliminará el límite de superficie y aumentará el de renta tanto para acceder a la ayuda de 6.000 euros para quienes alquilen sus pisos, como para conseguir la ayuda de 240 euros mensuales destinada a los inquilinos.

En cuanto a la rehabilitación, se permite a promotores y clientes acceder a préstamos protegidos, con un interés del 5,09 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios