La oposición a Álvarez en el PA pide un congreso extraordinario

  • Responsables locales reclaman al secretario general su cese tras el fiasco electoral del 9-M · Rechazo a que el proceso de unificación con PSA y otros partidos se anticipe

Comentarios 6

Los planes de Julián Álvarez para que el Partido Andalucista avance en su proceso de unificación con la decena de formaciones políticas -principalmente, con el PSA de Pedro Pacheco- con las que concurrió en coalición en las elecciones del pasado domingo se han topado con amplio un movimiento de disensión interna. En opinión de algunos de los dirigentes locales consultados por esta redacción, el primer paso del secretario general debe ser el análisis del fracaso cosechado en las urnas: los cinco escaños con los que contaban los andalucistas en el Parlamento andaluz han quedado reducidos a cero y los 275.940 votos obtenidos en 2004 han pasado a ser sólo 123.766, un 55 por ciento menos.

"Esto no supone una nueva travesía en el desierto, es que nos hemos quedado en el limbo", indicó ayer uno de estos responsables, que exige que Álvarez y los miembros de su equipo dimitan de forma inmediata por los resultados de la gestión desarrollada a lo largo de casi cuatro años, además de urgir a la convocatoria de un congreso extraordinario para redefinir el proyecto y elegir a una nueva dirección.

La misma noche electoral, el secretario general ya descartó su cese y al día siguiente anunció la inaplazable convocatoria del citado congreso de unificación, que según sus planes podría celebrarse en el mes de mayo. En esa cita no se produciría la reelección de los órganos de dirección, decisión que se postergaría al mes de diciembre una vez incorporados los nuevos socios.

Para los críticos, por contra, Álvarez debe rendir cuentas "sólo ante quienes lo eligieron" y no aprovechar el respaldo de "advenedizos" para mantenerse en el poder. "Si es así, apaga y vámonos, no voy a comulgar con ruedas de molino", indicó otra las voces internas, un antiguo aliado de Álvarez cuando inició su carrera hacia la secretaría general del partido.

El problema añadido para el PA, aunque ni mucho menos menor, es hacer frente a los préstamos bancarios solicitados para poder sufragar los gastos de una campaña electoral cuyo presupuesto declarado fue de 800.000 euros. Sin posibilidad de percibir subvenciones por escaño obtenido ni por los votos cosechados, el panorama se presenta complejo.

Será mañana cuando Álvarez deba salvar el primer obstáculo para desarrollar sus planes en la reunión de la Ejecutiva Nacional del PA, un órgano teóricamente controlado al cien por cien por sus afines pero en el que, a la vista de los acontecimientos, pueden surgir algunas voces discrepantes.

La decisión de fusionar a la familia andalucista bajo unas mismas siglas deberá pasar también por el Comité Nacional Andalucista, el máximo órgano de dirección del Partido Andalucista, que se reunirá el sábado.

La petición de responsabilidades se concretó ayer en los comités locales del PA de Vejer y Arcos de la Frontera (Cádiz), que reclamaron la dimisión "urgente" de la Ejecutiva Nacional, y del secretario comarcal del PA del Aljarafe Alto, Felipe Moreno Díaz, que puso en Sevilla su cargo a disposición de la militancia y solicitó la convocatoria "con carácter de urgencia" de un congreso extraordinario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios