Día de charcos y paraguas en la capital almeriense

l No estamos demasiado acostumbrados en Almería a estas incursiones del señor invierno (otoño aún a estas alturas del año) en las que nos recuerda su presencia con chaparrones que nos suenan a una cosa aún extraña. Somos lo que somos y la lluvia nos altera hasta tan punto que no terminamos de acostumbrarnos a lo que debería ser normal. Sea como fuera, las lluvias parece que vienen para quedarse, como por otras parte era de esperar. Estamos en noviembre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios