"No comprendo por qué triunfan los artistas que triunfan"

-¿Qué cuadro guarda en su casa como oro en paño?

-Yo soy una persona de recursos muy modestos y no soy coleccionista. Mi mujer es pintora y lo que más guardamos son sus cuadros. Luego tengo dos dibujos de Julio González que admiro muchísimo, y poca cosa más.

-¿Ha pintado alguna vez?

-No, he sido siempre torpísimo para eso.

-¿Prefiere llevar a sus nietos al parque o a algún museo?

-Pasan mucho más tiempo en los parques. Siempre he sido un poco escéptico de la relación de los niños con los museos.

-Ha dedicado toda una vida a ellos. ¿Volvería a repetir?

-Bueno, sí, claro. Uno hace lo que le mandan. La vida le lleva a uno a estas cosas.

-¿Quién se lo mandaba?

-Las circunstancias.

-¿Cuál es la pauta básica para que un museo goce de buena salud?

-La actividad de un museo es historia del arte. Es investigación, difusión y el empeño de contagiar y hacer que el público se entusiasme con la creación artística y la conozca. Eso es esencial.

-¿Me nombra a un artista fundamental para usted?

-El artista al que vuelvo más frecuentemente es Miguel Ángel. Luego están también Matisse, Picasso, Julio González...

-¿Por qué Miguel Ángel?

-Europa ha inventado algo que no han inventado las otras culturas y que es la transformación de las emociones estéticas en grandes principios morales. Creo que quien dio el paso más grande en esa dirección fue Miguel Ángel.

-¿Ve a algún candidato a clásico entre los artistas contemporáneos?

-Debo decir que mi relación con el arte de los últimos quince o veinte años es problemática. Cuando se trata de artistas jóvenes hay muchísimos que me interesan y apasionan. En cambio, el mundo del arte contemporáneo en el que esos artistas se van a desenvolver es un mundo que me repugna.

-¿Por qué?

-No comprendo por qué triunfan los artistas que triunfan. No comprendo el mundo de las subastas ni me interesan. Por desgracia, una gran parte de la actividad pública que se hace en torno al arte contemporáneo está condicionado por los mismos mercados que tienen que ver con que recorten las pensiones. También se han apoderado del poder artístico.

-¿Y cómo ve el futuro de estos artistas?

-Que acaben en una subasta de una casa en Nueva York y que ése sea su triunfo. Si el modelo para un artista de hoy tiene que ser Damien Hist, lo siento pero ese mundo no me interesa.

-¿Suele ir a ARCO?

-El miércoles no pude estar porque tuve que preparar la conferencia sobre Matisse en la Alhambra, aunque normalmente voy. Este año han venido las cosas de otro modo.

-La baronesa Thyssen ha anunciado allí que ampliará las negociaciones con el Gobierno.

-La colección de la baronesa y la del barón en realidad son una continuación, no hay una línea de separación entre una y otra, y yo creo que el lugar natural es el sitio en el que está en el museo de Madrid, donde espero que continúe por muchos años.

-¿Conserva alguna función en el Thyssen?

- Ahora no tengo ninguna. Tuvieron la amabilidad de decir que era el director honorario pero, bueno, eso no implica ninguna función.

-Ya lleva unos años jubilado. ¿Se ha arrepentido?

-En absoluto. Estoy muy contento de esta nueva etapa en la que estoy dedicándome con mayor tiempo a la Historia del Arte, que es lo que me gusta.

-¿Qué me dice del triángulo arte-familia-política?

-El problema de casos como el Centro Guerrero o el Museo Chillida es el de una falta de sensibilidad por parte de las administraciones públicas para entender su papel en relación con la difusión de las obras de arte. Hay un afán de control que más que de los políticos viene de los altos funcionarios, los secretarios generales o los interventores que no han entendido que su función es la de ser servidores de la sociedad.

-¿Es la crisis una excusa?

-Ponerle trabas a un museo por razones económicas es para los europeos un camino de suicidio. Europa perderá su peso en un futuro mientras se desarrollan otros continentes como Asia. Si Europa es algo es su pensamiento y su arte.

-También hay buenas noticias. Abre el Museo Thyssen en Málaga.

-Es uno de los asuntos que me ha tenido más ocupado los últimos tres años. Tengo una gran esperanza en su apertura porque será un museo que aborda la pintura del XIX español, que es mal conocido. Va a suponer un gran descubrimiento para muchas personas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios