fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

"Las especies que se cazan son las que nunca desaparecen"

-Ha escrito un libro sobre el corzo. ¿Por qué el corzo?

-Es un animal enigmático, apasionante en su biología y en su comportamiento. Durante años ha sido un gran desconocido.

-¿Y por qué el libro?

-Quería dar a conocer los secretos del corzo, presentar la caza como una actividad justificada y justificable y mostrar el camino a los que se inician en la caza para que disfruten de ella conociendo bien el animal.

-¿Su primera montería?

-Acompañé a mi padre a una montería en la Sierra Norte de Sevilla. Para llegar al puesto caminamos más de una hora. Los tiestos y las señoras iban en caballerías. Perreros y batidores usaban trabucos. Allí vi el primer jabalí y el primer venado de mi vida. Fuimos en un seiscientos. Era una caza más auténtica.

-Veo un corzo recién nacido, abandonado, inmóvil, temblando. ¿Lo recojo?

-En absoluto, él no está solo. Su madre lo tiene escondido de los depredadores y ella está cerca, vendrá varias veces al día a darle de mamar. Si se recoge, no podrá tener una alimentación óptima ni inmunizarse con los calostros de su madre. Si se manosean puede que la madre cuando venga no lo reconozca por su olor y lo abandone. Cuando el corcino tiene hambre, emite un pitidito agudo y la madre viene a atenderlo.

-¿A qué cazador admira? -Al que disfrute cazando más que disparando. La caza es mucho más que abatir a un animal.

-¿Y un mal cazador?

-Cualquiera que no respete las normas del campo. La naturaleza te enseña cosas que no se deben hacer aunque no estén prohibidas.

-¿Cómo es esa aparente contradicción de matar lo que se respeta?

-La caza es una actividad histórica, genera riqueza y puestos de trabajo y esto hay que decirlo alto. Usted respeta los árboles y lee libros, pero para hacer el libro hay que cortar árboles. Es curioso que las especies que se cazan no desaparecen, y muchas de las que no se cazan están al borde de su extinción. Hoy día se capturan en España más corzos que nunca y la especie está en expansión. Es un ejemplo de gestión ordenada y de que el cazador no acaba con la caza.

-Dijo Delibes: "El cazador vasco no engaña a la pieza". ¿Y el andaluz?

-La diferencia entre el norteño y el andaluz es que, por las características del terreno, el primero es más abnegado y sufre más para obtener un resultado cinegético. La montaña filtra a los falsos aficionados.

-¿Se lucha adecuadamente contra los furtivos?

-No, habría que endurecer las sentencias y las penas. La demagogia lleva a castigar severamente a quien mata especies prohibidas, muchas ni siquiera en peligro, y es laxa con el furtivismo de especies cazables. El furtivismo es un delito y, sin embargo, algunos parecen olvidarlo.

-Una berrea es...

-El vivo ejemplo de la selección natural.

-Para disparar... ¿una escopeta o una Nikon?

-Cada vez practico más la caza fotográfica, pero no olvido que soy cazador por genes, tradición y convicción.

-Las fotos de su libro son de Jesús del Barrio.

-Gran naturalista, paciencia infinita y gran testarudo. Todos los días cuelga sus trastos a las dos y se va con su cámara al campo. No quiere fama ni dinero. Es el duende del monte.

-Su mayor trofeo, ¿o usted no es de trofeos?

-Disfrutar la naturaleza y seguir con la misma pasión.

-Quisiera ver corzos. Dígame un sitio.

-Para verlos con comodidad Guadalajara, Palencia o Cantabria. En algunos de estos sitios los he visto incluso desde la autovía. En Andalucía no se dejan ver.

-Considera que criar grandes trofeos en recintos controlados, ¿es cinegética o ganadería?

-Tal cual me lo pregunta, es ganadería.

-¿Qué le sugirió la foto de Garzón y Bermejo exhibiendo sus piezas?

-Por un lado, la prepotencia de algunos poderosos, y por otro, lo demagógico que puede resultar en algunos casos hacer un titular de prensa.

-Una receta de corzo.

-No soy cocinilla, pero Roberto Romero, en su restaurante madrileño Focomare, prepara de escándalo un lomo de corzo asado con compota de membrillo, orejones, frutos rojos y salsa de trufa, condimentado con jerez y aceite de oliva. Y, si se puede, acompañado de boletus y setas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios