El Arrebato. Cantante

"La felpa me da buen rollo, los políticos deberían usar una"

"La felpa me da buen rollo, los políticos deberían usar una" "La felpa me da buen rollo, los políticos deberían usar una"

"La felpa me da buen rollo, los políticos deberían usar una" / belén vargas

-Terminó gira y anunció un descanso. Nueve meses después dijo que sacaba disco; más que un receso parece un embarazo.

-Ha sido una baja maternal, con su parto y todo. Uno es lo que hace y me he dado cuenta en este tiempo: no puedo desconectar de ser músico.

-¿Cómo es el niño?

-Es el Arrebato, pero evolucionado. Mantengo mi sello, pero aporto algo diferente, todo lo nuevo que conozco y que forma parte de mí. Este disco es muy autobiográfico, aunque me he dado cuenta luego.

-Su nuevo trabajo se llama Músico de guardia.¿Cuál es el sitio más extraño en el que se ha inspirado?

-En el descansillo de una escalera esperando a que baje alguien; me incomoda coger el ascensor.

-En una letra dice sentirse como un abuelo que no recuerda ningún refrán cuando está sin su chica. ¿Dónde irá el saber popular cuando nos falten?

-La cultura y la sabiduría popular se están perdiendo y las personas mayores están llenas de eso. El abuelo es el sabio y antes se le hacía caso, se le pedía consejo. Ahora tiene mucho más valor Facebook que lo que dice un abuelo. La gente te dice: "No, es que lo pone en las redes sociales", como si fuera el Evangelio. Las fuentes hay que contrastarlas y recurrir a los abuelos.

-Tengo pronto una boda y los novios quieren canciones suyas para que baile hasta la abuela. ¿Cuáles recomienda?

-Tengo la de A mí na más o la de Durmiendo en tu ombligo, pero esas son más para que bailen los novios. A la abuela le pueden poner Búscate un hombre que te quiera, que es muy divertida. Hoy todo va a salirme bien, Dame cariño, Poquito a poco. Hay canciones para todo el que vaya a la boda.

-Sus letras gustan por su sencillez, pero algunos cuestionarían eso de "búscate un hombre que te quiera, que te tenga llenita la nevera". ¿El compositor debe ir con pies de plomo para no herir susceptibilidades?

-Sería una deshonestidad. Tienes que escribir sin pensar en eso porque te condicionas. Esa canción habla en primera persona, no se dirige a las mujeres en general; es para una que está enamorada de un canalla. Es igual que cuando Bebe canta "malo, malo eres", habla de un hombre en concreto, no dice que todos seamos así. Si hubiera tenido cuidado, no me habría salido una canción tan divertida.

-En junio se cumplen diez años de su actuación en el Santiago Bernabéu en la final de Copa Sevilla-Getafe, ¿es la vez que ha cantado ante más personas?

-Puede que sí. No canté el himno del centenario, pero fue muy bonito. Por deferencia al Getafe no me dejaron cantar el himno, aunque a capela me arranqué con el estribillo y todo el estadio lo cantó.

-¿No ha empezado a aborrecer un poco el himno?

-Soy muy sevillista, es algo muy sentimental. De hecho, no he ganado dinero con el himno, aunque sí muchísima repercusión. Lo que tengo son celos profesionales, porque soy más que su autor. Pero se me olvida pronto cuando veo que formo parte de la historia del Sevilla. Dentro de 50 años nadie se va a acordar del tío de la felpa, pero sí del himno del centenario. Todos los que nos dedicamos a crear tenemos la vanidad de perdurar en la historia. Como dice el Rey, me llena de orgullo y satisfacción.

-Sin Monchi en el Sevilla, ¿el único legado que le queda al club es el escudo y su himno?

-El Sevilla es mucho más grande que Monchi, que Del Nido y que el Arrebato. Lo importante son los clubes, que están por encima de personas y personajes. Sólo perduran los escudos y la afición.

-Al hilo de la polémica con los Biris o de los altercados de los hooligans delLeicester, ¿cómo se educa a una afición de fútbol?

-Estas cosas son inevitables, vándalos y gente sin educación hay por todos lados. La única fuerza que tenemos es que reprobemos esas actitudes y mostremos nuestro rechazo siempre. Aun así, creo que se está avanzando en ese sentido.

-Si hay algo que inquieta en usted es la felpa. ¿Con ella, el Arrebato; sin ella, Javier Labandón?

-Cuando me preguntan la diferencia entre uno y otro yo digo que es la felpa, porque la persona es la misma. Antes, la felpa era para quitarme el pelo de la cara y, ahora, se ha convertido en un uniforme de trabajo. Con el tiempo he descubierto que me da intimidad; cuando me la quito y me cojo una coleta nadie me conoce.

-¿Cómo le sentaría una felpa a Pablo Iglesias, que también es de pelo largo como usted?

-Me siento muy cómodo con ella, él la podría probar. A mí la felpa me da buen rollo, creo que los políticos en general la deberían usar.

-El presentador de Salud al día y usted son la definición gráfica de felicidad. ¿Desayunan lo mismo?

-(Risas) Es algo de nacimiento, lo heredé de mi madre, que siempre estaba sonriendo. Pero todo el mundo debería hacerlo, una sonrisa te abre muchas puertas. Me gusta agradar y me sale natural. Me da coraje cuando voy a instituciones públicas y veo a la gente que te atiende tan seria, se creen que por estar serios son más inteligentes. El tío feliz es inteligente, no el serio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios