"Me pasé al juego harto de llamar a gente que siempre estaba reunida"

  • Gonzalo García-Pelayo es el personaje central de la película 'The Pelayos', de Eduard Cortés.

Comentarios 12

Gonzalo García-Pelayo (Madrid, 1947) es el personaje central de la película The Pelayos, de Eduard Cortés. Lidera con otra historia sevillana, Grupo 7, de Alberto Rodríguez, la taquilla del cine español. Este aliado de los números dirigió cinco películas: Manuela, Vivir en Sevilla, Frente al mar, Corridas de alegría, Rocío y José. Tiene cinco hijos: Iván, Vanessa, Guzmán, Óscar y Pablo. Nació en Madrid, con cinco años estaba en Jerez y con ocho en Sevilla, donde su bisabuelo Gonzalo Segovia tiene una calle. Produjo más de 140 discos, cifra sólo superada por los más de 250 millones de pesetas que ganó en casinos de medio mundo. El 25 de junio de 1977 cumplió 30 años y vio al Betis en el Vicente Calderón ganar la primera Copa del Rey. 

-¿Cómo se ve en Lluís Homar?

-Dicen que es increíble la suerte que he tenido. Me ha tocado el Fernando Fernán-Gómez de hoy.

-¿Le gusta más la vida o la película The Pelayos?

-Me gusta mucho el guión y la dirección de actores. Con la película estoy pasando uno de los momentos más felices de mi vida.

-¿Qué tal les fue en el Casino Costa Brava donde se ha rodado?

-Muy bien. Ganamos 28 millones de pesetas. Cambió la dirección del casino y nos invitaron al estreno, aunque no pudimos ir.

-Después de dirigir cinco películas, ¿cómo se ve de personaje?

-Me sentía extraño. Siempre quise estar detrás de la cámara y no delante. La primera vez que la vi y oí mi nombre me chocó.

-Ya se lo puso a un local de música en Sevilla, el Don Pelayo...

-Era por Gonzalo de Berceo, le puse el don para alejarlo de mí.

-En los 75 años de historia de Radio Nacional de España está su paso por Para vosotros, jóvenes.

-De cinco a siete, con Carlos Tena. Detrás de Jesús Quintero.

-¿Tararea de vez en cuando Saca el whisky, cheli?

-Un día, con Benito Moreno, coincidí en Movieplay con los de la Banda del Tío Honorio. Iban a pagar los royalties.

-De la música al juego.

-Me cansé de tantas horas en los estudios, tantas llamadas por teléfono a gente que siempre estaba reunida. Y ya se veía el declive de la música, de los discos. Empecé en los casinos, con la ruleta, intentando invertir la ventaja y ponerla a mi favor. Pensaba que el patrón era el croupier y descubrí que era la ruleta. Tenía una imperfección física clarísima.

-¿En cuántos casinos le prohibieron el acceso?

-En muchos de España, hasta que después de ocho años de pleito ganamos en el Tribunal Supremo. Nos lo siguen prohibiendo en los de Francia y Dinamarca.

-¿Qué le parece el Eurovegas?

-Estoy esperando a que Sheldon Adelson venga a mi casa a tomar café. Si viene a España el presidente de la FIFA, imagino que querrá ver a Messi. Los Messi de la ruleta somos nosotros.

-¿Cuándo volverá a darse que Messi y Cristiano Ronaldo fallen un penalti casi a la vez?

-Dos jugadores de su nivel, como antes Di Stéfano y Kubala, eso no volverá a pasar en dos siglos.

-¿Lo probable es posible?

-Una sobrina-nieta mía de nueve años ganó un concurso de dibujo en Google. Entre 114.000 niños, había cincuenta premios. Ella ha ganado en el estado de Nevada porque viven en Las Vegas.

-¿García-Pelayos en Las Vegas?

-Un hijo de Javier, mi hermano pequeño, el manager de Triana.

-¿Quién gobierna en las probabilidades?

-Dios creó el mundo, pero no interviene. Cada cuatro mil millones de años aparece la vida en la Tierra, estalla una galaxia.

-O usted sobrevive a un tsunami.

-Porque en vez de ir a las playas de Sri Lanka, preferí primero ir a ver monumentos. Por una vez la cultura vino bien.

-Actúan en familia. Dice Cáritas que la familia está mitigando los efectos de la crisis.

-El concepto de familia es fundamental en la película. Hay gente que dice que suena a mafia siciliana. A mí me suena a familia limpia, clara, de Cáritas. Todas las historias eran individuales, desde El Cordobés a Papillón, de David contra Goliath.

-¿Le marcó nacer en Madrid?

-Nunca me consideré madrileño, ni siquiera en la movida.

-¿Ha estado en Las Vegas, el barrio del Polígono Sur de Sevilla?

-No he oído hablar de él. Las Vegas o el Gran Cañón son nombres que pusieron los españoles. La conquista es la aventura de la humanidad. La conquista y el Quijote son las dos grandes cosas.

-Mucha gente no lo valora...

-Eso viene de la Revolución Francesa y la puntilla de Zapatero con la Educación para la Ciudadanía. Pero yo soy muy de Menéndez Pelayo. Y no por el apellido.

-¿A qué juega ahora?

-Cambién la ruleta por el póquer y las apuestas deportivas, fútbol y carreras de caballos. A los fondos de inversión les interesa más el azar que la bolsa o inmobiliarias.

-¿La saga continúa?

-Pablo, el pequeño de mis cinco hijos, tiene 18 años. Va a estudiar Probabilidad y Estadística. Será el primer teórico de la familia.

-¿Cómo es el guión de su vida?

-Lo estoy escribiendo. Todo lo que he visto. La capacidad de conocimiento del hombre del siglo XX y XXI es infinitamente superior a la de Montaigne. Un año me bañé en los cinco océanos.

-Además de toreros, apoderó cantantes...

-Con José Manuel Soto fuimos al festival de la OTI. Quedamos segundos detrás de México. Fue en Miami y fui a ver a los Rolling. Y con Remedios Amaya estuvimos en Eurovisión, en Múnich. Empatamos a cero con Turquía. Quien maneja mi barca era un temazo y ella una artistaza. Pero la vieja Europa, esos alemanes incultos e incapaces, no supieron verlo.

más noticias de ENTREVISTAS Ir a la sección Entrevistas »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios