"Lo peor es ver por la pantalla restos humanos"

-¿Cuántas cosas ha visto usted que la mayoría no veremos nunca?

-A ver, lo que yo veo no dejas de verlo por la National Geographic y otros canales. Son cosas normales que uno ve en la National.

-Alguna diferencia habrá, hombre

-Claro, claro, en mi caso soy yo el piloto y lo estoy viendo en directo. Y ahora con la Fundación Oceana, ver tiburones, ver meros, ver el profundímetro del robot en 500 metros y estar manejando el bicho... La National mola mucho pero aquí estás tú.

-¿Qué imagen le ha impactado más?

-Bueno: los fondos, soy un fanático de los fondos y de los tiburones.

-Estuvo usted en la búsqueda del Nuevo Pepita Aurora, el pesquero de Barbate trágicamente hundido.

-Sí, eso fue, profesionalmente, un trabajo muy bueno. Como visión en directo, no muy buena: había gente dentro, restos humanos... después, algunos chavales que yo llevaba eran de Barbate...

-Una experiencia trágica.

-¡A ver! Y no era la primera vez que veo cosas así. Porque nuestra empresa ha colaborado con la Guardia Civil para sacar gente o buscar a personas desaparecidas.

-Y ahí estamos hablando de seres humanos.

-Claro, más de una vez hemos colaborado a sacar un cuerpo, y la visión de un cuerpo humano ahogado no es agradable, y lo del Pepita Aurora fue...

-¿Cómo se trabaja en esas circunstancias?

-Bueno, el barco de Salvamento Marítimo, el Doninda, era nuevo, con muchos medios, mucha gente, un despliegue... pero la presión y la tragedia que lo sobrevolaba todo era terrible. Aunque ya digo, como experiencia profesional, muy buena.

-Desde luego no es un trabajo aburrido

-Es interesante... a mí lo que me gusta de mi trabajo es que no estoy en un despacho. Hoy estoy en Canarias, mañana me voy pa Huelva, después para Asturias...

-Y siempre en el mar.

-Eso. A mí me encanta estar en el mar, conociendo sitios, conociendo gente, zonas y viendo y trabajando en el mar, ya sea con un robot o ya sea buceando, no paras de moverte.

-Entonces no tendrá familia.

-Pues sí tengo familia: mujer y un hijo, pero te puedes imaginar como la tengo. Depende de como cuadren los trabajos, a lo mejor sales un mes o, como este año, que estuve seis meses fuera.

-Menos mal que el trabajo le gusta.

-A mí me gusta mucho, pero claro, cuando tenías 20 años y sin responsabilidad ninguna decías que no querías volver a casa... Ahora ya con un hijo, sobre todo, se hace más duro.

-Es usted un trabajador superespecializado, casi único en su género.

-Bueno, no sé, pero en España, no hay nada. De hecho somos la única empresa que tiene robots a nivel de buceo profesional.

-¿No interesa?

-No es que no interese, pero en el mundo profesional del buceo en España estamos subdesarrollados, comparado con Europa .

-¿Eso en qué se nota?

-Pues mira, en España, un 80% de las empresas sigue trabajando con botellas de buceo ¡Eso es algo que no entra en el cerebro! Nosotros trabajamos con cascos, umbilicales, suministros de superficie, el robot es un apoyo al buceador, y a ciertas profundidades antes de bajar el buceador mandamos el robot...

-¿Es un problema de dinero?

-En cierta forma sí, un robot es caro, el que tengo yo a bordo suele salir por unos 300.000 euros el equipo total. Además, no es sólo comprarlo, hay que darle trabajo para que no muera, mantenerlo... es caro.

-Pero siempre será mejor para ciertos trabajos, por seguridad

-Hombre, hoy en día, parece que las empresas van evolucionando. Lo último que hicimos fue pasar un cabo por un emisario de 600 metros. Ahí meter un buzo... se juega la vida. Y con el robot, no deja de ser una máquina.

-Que parece un juguete.

-Si me ves manejándolo parece que estoy con la playstation. El problema es que aquí si me matan no tengo más vidas y son 300.000 euros que hundo. Mi jefe se queda sin robot, Oceana se queda sin campaña y yo no quiero decirte a dónde me puedo ir.

-El robot también se puede usar como arma para un delito, como el expolio...

-A ver, eso es muy difícil. No puedes sacar pecios, pero sacar coral rojo... eso se ha intentado, aunque cortar el coral con un robot es complicado. Pero yo estoy encantado con lo que hago y no me hace falta dedicarme a esas cosas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios