Araceli Manjón-Cabeza

"La prohibición de las drogas causa más muertes que su consumo"

  • Araceli Manjón-Cabeza es profesora de Derecho Penal en la Universidad Complutense y fue directora del Gabinete del Plan Nacional sobre Drogas cuando Baltasar Garzón era secretario de Estado.

Comentarios 23

-La imagen de su libro podría ser esa escena de Bob Dylan pasándole un porro a John Lennon...

-Una tiene sus ídolos también.

-¿La guerra contra la droga era también una guerra contra cierto tipo de música transgresora?

-Cada género musical ha tenido su droga de cabecera. El jazz, la marihuana. Las músicas psicodélicas, los alucinógenos o el LSD. El rock, la marihuana también.

-En su libro suenan Janis Joplin, Jim Morrison, Elvis Presley. Sólo falta Raimundo Amador cantando "Todo lo que me gusta es ilegal, es inmoral o engorda...".

-Es que hubo hasta un Partido Prohibicionista. Detrás de la lucha contra la droga ha habido intereses económicos, intereses políticos y racismo.

-La heroína es de 1883, la cocaína de 1860. Coetáneas del teléfono o la máquina de vapor. ¿Son hijas de la revolución industrial?

-Es una época de desarrollo en la que se desarrolla todo, incluida la química.

-¿Hasta qué punto prohibir la droga desestabilizó países como Colombia, México o Afganistán?

-Por no hablar de los casos de Centroamérica, donde hay países donde no es que la mafia tenga poder, es la que manda. Guatemala, por ejemplo, está totalmente hipotecada por los narcos.

-Recientemente, traficantes colombianos preferían cumplir sus penas en Estados Unidos...

-Los narcos colombianos han formado el llamado grupo de los Extraditables. Su lema es que preferían una tumba en Colombia a una cárcel en Estados Unidos. Se han convertido en un grupo terrorista para lanzarle un pulso al Estado. Pablo Escobar puso como condición para entregarse que no lo extraditaran a Estados Unidos.

-¿Qué pinta la prohibición de la droga en el Tratado de Versalles?

-Estados Unidos lo intentó en tres conferencias internacionales y en ninguna lo consiguió. Por eso aprovechó el contexto jurídico del tratado de Versalles en un texto en el que se firmaba la paz y el reparto de territorios.

-¿La Ley Seca del alcohol es válida como ejemplo?

-Demuestra que la prohibición no sirvió para nada. En el caso de las drogas, sólo sirvió para que se enriquecieran los traficantes, y ofrecieran unas sustancias de calidad pésima, venenos. Ningún escenario de prohibición ha dado mejores resultados que la permisividad y el control.

-¿Como cuando Suárez decidió legalizar el Partido Comunista?

-Sin esa normalización, la democracia no habría salido adelante.

-Su libro es el único en el que se habla de Paracuellos del Jarama por motivos ajenos a Carrillo...

-Allí se creó una asociación relacionada con la droga desde el punto de vista del consumo.

-¿Le llega Bob Marley?

-Es un ídolo que va mucho más allá de la psicodelia. Lo suyo entra en el terreno de la cultura.

-Nixon combatía la droga y los veteranos del Vietnam volvían adictos a la heroína...

-Y la única solución era proporcionarles dosis de heroína. Estados Unidos vive en esas paradojas. Fue la CIA la que hizo posible la expansión del crack.

-¿La guerra contra la droga causa más muertes que la droga?

-En México ya van por las cincuenta mil muertes. Tuve que modificar las pruebas de imprenta del libro, porque hablaba de 45.000 muertes. La guerra contra las drogas ilegales mata más que su consumo.

-Habla de locales para jóvenes en Holanda donde se prohíbe el alcohol y el tabaco y se expende la marihuana...

-Sí, en algunos casos mezclada con zumo de frutas.

-Un periódico de corta vida de la transición, Libre, tituló: "Felipe fuma porros". ¿Lo cree?

-No sé si Felipe fumó purros, pero es partidario de la legalización. Lo dijo en un marco tan significativo como la Embajada de México en Madrid.

-¿Es un momento propicio?

-En 2011 hace cien años de la primera legislación prohibicionista, 40 años de la guerra de Nixon contra la droga, seis años de la guerra de Calderón contra el narco. Son muchos los premios Nobel de Literatura, de Medicina, de la Paz que se postulan a favor. Ya no es un tema tangencial ni políticamente incorrecto. Se suman políticos neoliberales como Milton Friedman, de la escuela de Chicago, y ya no sólo se trata de ex jefes de Estado. El presidente colombiano ha dicho que cerrar los ojos es remar contra corriente, que tiene la sensación de que está en una bicicleta estática.

-¿Ha investigado la adicción de los bohemios al ajenjo?

-Muchos artistas buscaban ahí la inspiración. Goya la encontraba consumiendo droga.

-En el capítulo de agradecimientos, destaca a Baltasar Garzón...

-Colaboré con él cuando fue secretario de Estado y gracias a Garzón pude acceder a instancias como Naciones Unidas, el FBI o la CIA. Pero no me ha condicionado, creo que él no está en la misma posición que yo.

más noticias de ENTREVISTAS Ir a la sección Entrevistas »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios