Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

Abuchear a Fraga en nombre de España

EN el 13 de la calle Génova, cuando el presidente-fundador del PP, Manuel Fraga, entraba por la puerta principal para asistir al Comité Ejecutivo de su partido, un grupo de militantes-simpatizantes que en estos días acampan frente a la sede popular le abucheó y le pidió que se jubilara. Fraga se interesó por la identidad del "cretino" que llevaba la voz cantante. No sé si minutos después, cuando Juan Costa tomó la palabra, por fin, y se refirió a "la crisis de ilusión de la militancia" para cuestionar el liderazgo de Rajoy, estaba pensando en los señores y señoras que enarbolaron la rojigualda contra el viejo patrón de la derecha democrática española. Si era por ellos, se equivocó.

El machadiano Madrid, rompeolas de todas las Españas, al que Rajoy se refirió hace unos meses en presencia de Aguirre, ya no es lo que era. De hecho, una victoria electoral en la capital en las municipales ya no adelanta un triunfo en España. La opinión pública del Foro no coincide con la española. Por eso, Zapatero ganó en 2004 y 2008. Y Madrid no es lo que era porque España ha cambiado. El Estado de las autonomías, motor de desarrollo y modernización de las nacionalidades y regiones españolas durante los últimos treinta años, según coinciden todos los partidos, ha construido otra España. Una España descentralizada en la que las nuevas generaciones de políticos populares no se sienten incómodos, sino todo lo contrario, tal como ponen de manifiesto los barones regionales que apoyan a Rajoy, que defienden los intereses de sus respectivas comunidades autónomas sin renunciar a la unidad de España, que reside en su diversidad y en la Constitución, y no en el Madrid del 2 de mayo, en el Madrid del no pasarán, en el Madrid franquista del Palacio de Oriente.

De todo esto se ha dado cuenta hasta el octogenario Manuel Fraga, que ayudó a construir desde Galicia esa nueva realidad nacional y que, por ello, fue abucheado ayer en nombre de España en plena calle, en una calle que no es lo que era.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios