Árbitro en España y mediador internacional

  • El Rey impulsó el camino a la democracia e intervino en el conflicto sobre Oriente Próximo

La mediación del Rey en la Transición para legalizar los partidos políticos o su actuación en el golpe de Estado del 23-F es de sobra conocida, pero hay otras acciones que son más desconocidas, como las que realizó para limar asperezas entre Gobierno y oposición o su papel para propiciar la paz en Oriente Próximo.

Las primeras tareas arbitrales del Rey fueron para instalar la democracia en España. Fue el impulsor de conversaciones en el exilio con dirigentes del Partido Comunista y del PSOE para poder terminar con las dos Españas y también para ganarse al Ejército, durante un tiempo reticente a tan drásticos cambios.

Esa labor continuó a lo largo de los años. En más de una ocasión llamó al jefe del Ejecutivo y al líder de la oposición a sentarse frente a frente para dialogar, como en el caso de Zapatero y Rajoy. Don Juan Carlos facilitó a los distintos presidentes de la democracia - desde Adolfo Suárez a José Luis Rodríguez Zapatero- las relaciones internacionales. En noviembre de 2004, el matrimonio Bush recibió a los Reyes para templar las relaciones bilaterales alejadas por la decisión del Gobierno de retirar las tropas de Iraq.

En otros momentos la mediación del Rey ha sido más aplaudida por su repercusión mundial, como cuando intervino con fuerza para que se aboliera la pena de muerte en países como en Filipinas -y para evitar la ejecución de españoles en otros países-, o cuando promovió la celebración de las cumbres iberoamericanas. Algunos países han recurrido a la mediación del Rey, como fue el caso de Colombia en su contencioso con los grupos guerrilleros.

Su preocupación por pacificar Oriente Próximo hizo que propiciara la celebración en Madrid, en 1991, de la Conferencia de Paz de Oriente Próximo, donde tuvo la oportunidad de reunirse con los líderes mundiales implicados en este proceso. Don Juan Carlos intervino también para conseguir que los Juegos Olímpicos se celebrasen en Barcelona en 1992 o la Exposición Universal ese mismo año en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios