Costa detecta una "crisis de ilusión" pero no aclara si competirá con Rajoy

  • El PP más oficialista se muestra satisfecho con la intervención del diputado castellonense pese a que expresa sus "dudas" sobre el líder · Rajoy pide a los suyos "pedagogía" y "prudencia" ante los medios

"Hemos hablado de nuestras cosas, en nuestra casa". Con esta gráfica frase resumía el presidente del PP-A, Javier Arenas, las más de cuatro horas y media de intenso debate en el seno del Comité Ejecutivo del PP, el último antes del congreso de junio y el segundo tras la derrota del 9-M. Según coincidieron varios de los cerca de 80 asistentes, la cita sirvió para que críticos y oficialistas se sinceraran y para que Mariano Rajoy escuchase de viva voz los reproches de algunos de sus compañeros, los menos. No se dilucidó si, finalmente, Juan Costa encabezará una lista alternativa. Costa detectó en su intervención -bien valorada por los oficialistas y por el entorno de Rajoy- una "crisis de ilusión" y reclamó un debate sereno sobre si el actual presidente garantiza un "liderazgo de integración" con opciones reales de disputar el gobierno al PSOE. El diputado castellonense señaló a los periodistas que cualquier paso que dé lo hará "con ilusión y con responsabilidad" y que lo conocerá antes que nadie la dirección de su partido.

El Comité Ejecutivo, que en teoría se reunía para aprobar la logística del congreso de Valencia, se convirtió en un "interesante y vivo debate de ideas", uno de los más ricos en la historia del PP, según confesó el veterano Juan José Lucas. En su intervención, Rajoy reiteró que se presenta porque tiene apoyos y unos resultados electorales que avalan su estrategia. Destacaron tres mensajes: el PP debe moverse, no se han alterado los valores y ha constatado que tiene un apoyo mayoritario.

"Creo que tengo el apoyo sincero de la mayoría, que no es lo mismo que tener el apoyo de la mayoría", dijo, con su habitual socarronería gallega. "No podemos reducir la agenda del partido a dos temas", explicó, en referencia a la lucha antiterrorista y el modelo de Estado. Por último, Rajoy no consideró "justo" que se le juzgue "por lo que pueda hacer en el futuro" y no por lo hecho en los últimos años.

El líder del PP reiteró que los resultados, aunque insuficientes, son positivos y expresó su convencimiento de que en esta nueva legislatura hay "un clima político mejor", una "agenda distinta" que prioriza la economía, y un previsible "cambio de actitud" de los partidos minoritarios en su relación con el PSOE. Rajoy reclamó un "esfuerzo de pedagogía, capacidad de diálogo y refuerzo de la estructura del partido; garantizó "integración" en la nueva dirección y pidió a los suyos "prudencia" en las declaraciones públicas.

Las intervenciones más críticas fueron las de Alejo Vidal-Quadras, Ignacio González, Carlos Aragonés y Juan Costa. Costa aseguró ante sus compañeros que, a su juicio, hay militantes del partido que piensan que el PP "atraviesa una crisis de ilusión" y que tiene "dudas" sobre la capacidad de Rajoy de hacer frente a las próximas elecciones con garantía de éxito. "Es necesario reflexionar sobre si es conveniente o no un nuevo liderazgo que ilusione".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios