Desarmando a ETA: Hallados al menos 120 zulos en los últimos 25 años

Un pintor municipal borra un grafiti que dice 'ETA'. Un pintor municipal borra un grafiti que dice 'ETA'.

Un pintor municipal borra un grafiti que dice 'ETA'. / EFE

Las fuerzas de seguridad han intervenido al menos 120 arsenales de ETA en el cuarto de siglo transcurrido desde el desmantelamiento en 1992 en Bidart (Francia) de la entonces dirección de la banda, en los que había acumulado más de 12 toneladas de explosivos y sustancias para fabricarlos y cerca de 1.800 armas.

El estudio de las informaciones del Banco de Datos de la Agencia EFE, contrastadas con diversas fuentes de la lucha antiterrorista, permite un análisis de la ubicación histórica de los zulos y su contenido, a la espera de que se concrete el anunciado desarme de la banda terrorista.

En el análisis del material encontrado destaca el volumen de pistolas, casi setecientas confiscadas desde 1992, así como fusiles, subfusiles y hasta dos misiles portátiles tierra-aire.

Los datos reflejan que 2009, con 22 zulos encontrados, y 2004 (con 11) y 2010 (con 10) fueron los años más "negros" para la capacidad operativa de la banda terrorista, junto con 1999, cuando se hallaron menos zulos (8) pero se requisó una enorme cantidad de explosivos, que alcanzó las 4,3 toneladas.

La cantidad de explosivos y armas confiscadas no incluye las requisadas en el transcurso de acciones terroristas o en desplazamientos, ya que no puede considerarse estrictamente material almacenado.

La mayoría de los zulos se localizaron en Francia (67), siendo Pirineos Atlánticos -la frontera directa con el País Vasco- donde se concentraban más almacenes de ETA, 30, un 44,7 por ciento del total, varios de ellos en Bayona y sus proximidades.

A continuación se sitúan dos departamentos de la región de Occitania en la costa mediterránea francesa, Hérault (9 zulos y el 13,5 por ciento) y Gard, donde las fuerzas de seguridad han encontrado en estos veinticinco años 3 depósitos de armamento de ETA.

2009 (18) y 2004 (10) fueron los años en los que se descubrieron más arsenales de la banda terrorista en Francia, mientras que 2008 (7) fue el de más hallazgos de este tipo en España.

A este lado de la frontera, en el período analizado, se encontraron 52 depósitos de armas, explosivos y munición de ETA, mayoritariamente en Vizcaya (17) y Guipúzcoa (15), lo que supone el 61,5 por ciento de los arsenales.

En cuanto a las armas, se han intervenido unas setecientas pistolas desde 1992, y varios tipos de fusiles y subfusiles, revólveres y escopetas de caza.

Casi quinientas granadas, lanzagranadas y lanzacohetes (la mayoría de fabricación casera), ametralladoras y hasta dos misiles portátiles tierra-aire forman parte del material incautado en los arsenales de ETA.

Respecto a los explosivos, la banda ha empleado a lo largo de su historia principalmente dinamita (sobre todo Titadyne), amonal (y su variante amosal) y cloratita.

ETA los obtiene fundamentalmente de robos, pero la banda también fabrica sus propios explosivos, sobre todo Amonal (con nitrato amónico y polvo de aluminio, hallado en varios zulos) e incluso el inestable pero más destructivo amonitol.

Los expertos de la lucha antiterrorista consultados por EFE destacan cuatro grandes operaciones en este tiempo.

La primera fue la denominada operación "Santuario" desarrollada en varias localidades del País Vasco francés en octubre de 2004 y que, además de la detención del entonces número uno de ETA, "Mikel Antza", permitió confiscar un gran arsenal de armas y explosivos.

El siguiente gran golpe al aparato logístico de ETA se produjo en febrero de 2010 en Óbidos (Portugal) y los especialistas resaltan su trascendencia porque permitió frustrar los intentos de la banda terrorista de establecer una gran base logística en ese país tras el incremento de la presión policial en Francia.

A mediados de abril de 2011 en varias localidades de Guipúzcoa y Navarra la Guardia Civil llevó a cabo la operación "Geografía"; en un caserío de Legorreta, estaba ubicada lo que los expertos consideraron el gran centro de fabricación y distribución de explosivos de ETA en España.

Finalmente, destaca la penúltima requisa de armas, la operación "Seminario" en Louhossoa (Francia), donde se encontró un importante arsenal que, según las fuentes, estaba destinado a un "simulacro" de desarme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios