Desarme

ETA entrega 120 armas y tres toneladas de explosivos ocultos en ocho zulos

  • Los verificadores avalan la entrega y las autoridades francesas se encargan de recoger el armamento.

  • El lehendakari Urkullu se felicita por el "paso fundamental" dado por la banda terrorista.

Comentarios 3

ETA ha entregado este sábado a la policía francesa la localización de ocho de sus depósitos de armas, todos ellos ubicados en el departamento 64 de Francia, los Pirineos Atlánticos, y que contienen 120 armas de fuego, tres toneladas de explosivo y varios miles de municiones y detonadores. Esa es la información que los denominados "mediadores" en el desarme de ETA han transmitido al Comité Internacional de Verificación (CIV), que a su vez se lo ha hecho llegar a la Fiscalía de Bayona, con lo que desde primera hora de la mañana las fuerzas de seguridad francesas trabajan en esas localizaciones, repartidas entre Etcharry, Audaux-Castetbon, Viellenave de Navarrenx, Maslacq, Lahontan, Barcus, Araujuzon y Saint-Pee-Sur-Nivelle.A las 9:00, el coordinador de la Comisión Internacional de Verificación, Ram Manikkalingam, ha leído en Bayona (Francia) en inglés y español una declaración oficial en la que los "verificadores" dan por hecho que lo ocurrido este sábado "es el desarme de ETA". Dos horas después han sido los autodenominados "mediadores" o "artesanos de la paz" los que han precisado que los ocho zulos contienen 120 armas de fuego, 3 toneladas de explosivo y varios miles de municiones y detonadores. Asimismo, han indicado que se han desplegado 172 "observadores" en los lugares donde están los depósitos de ETA para "acreditar y comprobar que son las autoridades francesas las que se van a adueñar" de los arsenales. El propio ministro francés del Interior, Matthias Fekl, ha confirmado el despliegue policial para localizar el arsenal y ha hecho una primera evaluación política: A su juicio, la entrega "unilateral" por parte de ETA de las localizaciones constituye "un gran paso". Francia ha movilizado 180 policías y gendarmes de cuerpos antidisturbios, así como una decena de equipos de artificieros y "numerosos efectivos" de la Policía Judicial y de los servicios de seguridad interior. Su trabajo es localizar las armas y explosivos y, posteriormente, garantizar su seguridad.

El departamento en el que están localizados los zulos, el de los Pirineos Atlánticos, frontera directa con el País Vasco, ha sido el más utilizado en la historia por la banda terrorista para esconder sus armas. De hecho, de los al menos 120 almacenes encontrados por las fuerzas antiterroristas en la historia de ETA, 67 fueron localizados en Francia y 30 de ellos en los Pirineos Atlánticos.

Urkullu: "Prosigue el camino a la convivencia"

El lehendakari del Gobierno Vasco, Iñigo Urkullu, ha dicho que "la confirmación del desarme" es "un paso fundamental" en la desaparición de ETA, pero ha destacado que "el camino prosigue" hacia "una convivencia normalizada, ahora en un escenario mejor".

Urkullu ha valorado la entrega en una comparecencia sin preguntas que ha ofrecido en la sede del ejecutivo autonómico en San Sebastián, junto al coordinador de la Comisión Internacional de Verificación (CIV), Ram Manikkalingam.

El presidente vasco ha dedicado a las víctimas de la organización terrorista las primeras palabras de su solemne declaración, en la que ha considerado que "todas y cada una" de ellas son hoy "sujetos y partícipes principales de este logro democrático".

El portavoz del Gobierno de Euskadi, Josu Erkoreka, la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, y el secretario de Paz y Convivencia, Jonan Fernádez, han estado presentes en la declaración del lehendakari, titulada "De la épica a la ética" y precedida de unas breves palabras de agradecimiento de Manikkalingam por "el apoyo" y "colaboración" a la labor de la CIV. "La confirmación del desarme legal, definitivo y sin contrapartidas es un paso fundamental en el proceso de final ordenado de la violencia y de desaparición de ETA", ha señalado Urkullu, quien ha añadido que "el camino prosigue" pues "nada empieza ni termina hoy".

Ha apostado por "seguir trabajando por una convivencia normalizada, ahora en un escenario mejor" y ha asegurado que su Gobierno "dará continuidad al trabajo en favor de la paz de tantas personas, entidades e instituciones durante tantos años, mediante el nuevo Plan de Convivencia y Derechos Humanos". "Tenemos un proyecto de futuro y de esperanza con un objetivo central -ha indicado-, el encuentro social, la aspiración de una convivencia normalizada", de manera que "el compromiso ético continúa".

El lehendakari ha subrayado que las armas de ETA han pasado "del territorio de la clandestinidad al de la legalidad", desarme que, a su juicio, "está exento de cualquier épica pero tiene un significado ético central" ya que "certifica definitivamente que ni una sola de las víctimas" de la banda terrorista "debió producirse nunca". "Todas y cada una de las víctimas -ha destacado- son hoy sujetos y partícipes principales de este logro democrático de la sociedad, sus instituciones, la política y los derechos humanos".

Urkullu ha explicado que durante "las últimas semanas" el Gobierno Vaco "ha trabajado" para conseguir un desarme "viable, legal, unilateral, completo y sin contrapartidas", y ha dicho que para ello ha estado "en relación y comunicación" con el Gobierno español, las autoridades galas, el ejecutivo navarro y la Mancomunidad del País Vasco francés. Ha mantenido además "coordinación" con el Parlamento Vaco, grupos políticos y agentes sociales, y con la CIV, ha informado el lehendakari, quien ha precisado que "ha sido necesario tejer con discreción una confluencia" entre todos ellos que "respondiese al valor histórico que este logro representa".

Ha destacado "la altura de miras" y la "colaboración" encontrada en "los gobiernos, instituciones y fuerzas políticas afectadas de una u otra manera en la gestión de este momento" y ha agradecido expresamente "los buenos oficios" de la CIV "en la canalización del desarme final de ETA".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios