Felipe González: "Estamos hartos de que nos salven los obispos"

  • El ex presidente del Gobierno considera que los obispos se creen "en posesión de una verdad absoluta" y quieren "salvar" a los españoles de "sus errores". "Y estamos hartos de que nos salven", ha afirmado.

Comentarios 1

González, que este martes ha recogido en San Sebastián el premio Ramón Rubial a los valores socialistas, ha contrapuesto la figura del que fue presidente del PSOE -"un hombre paciente y sin rencor"- a la de los obispos que dicen que "la laicidad es contradictoria con la Constitución y que eso es lo que va a perjudicar a la democracia".

Ha asegurado que al oír estas manifestaciones se vuelve "impaciente y casi impertinente" y siente ganas de "hacer un rosario de citas para que no digan tonterías". Ha recalcado que "la laicidad es el fundamento de la convivencia entre distintos sentimientos de pertenencia o de adscripción etnicocultural o etnicoreligiosa".

"Los que no piensan así, los que tienen cualquier actitud integrista, que es el fenómeno que estamos viviendo, tienden a excluir a los demás porque el integrismo tiene mucho que ver con una especie de concesión ética de lo absoluto. Y cuando se siente la ética de lo absoluto se excluye al otro, al que no comparte la verdad absoluta que uno lleva en la mochila", ha subrayado.

Ha añadido que Ramón Rubial "nunca fue así", sino "un tipo con un nivel de compromiso fuerte con sus ideas, nada mercenario y nada fundamentalista", lo que le permitió ser "capaz de ver el paso del tiempo, de ver que lo que había que hacer en el año 80 no era la pelea que había que dar en el año 36".

"Esa gran versatilidad sólo pertenece a las mentes y las inteligencias abiertas. Era un hombre que no tenía rencor porque no se creía en posesión de una verdad absoluta y en la obligación de salvar a los que estaban en el error, que es lo que les pasa a estos obispos que nos quieren salvar de nuestros errores, y estamos hartos de que nos salven", ha destacado.

González ha expresado también su impaciencia por el "debate banal" de la "España en crisis", según el cual "ahora resulta que Zapatero tiene la culpa de que el barril de petróleo cueste 100 dólares".

Se ha mostrado, por otro lado, preocupado por "la dulce decadencia europea", porque "no se está percibiendo la pérdida de relevancia de Europa en el mundo", en un momento en el que, por ejemplo, un "país fuerte" como Alemania está importando de la India "la ingeniería del siglo XXI que necesita".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios