El Gobierno convoca al embajador de Venezuela tras la expulsión de Luis Herrero del país

  • La oposición venezolana califica de "secuestro" la expulsión del eurodiputado, mientras que en España, el PP exige al Gobierno una protesta "formal, dura y muy clara".

España pide explicaciones a Venezuela. El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha convocado, tras la expulsión de Caracas del eurodiputado del PP, Luis Herrero, al embajador de Venezuela para que comparezca ante el director general para Iberoamérica y explique lo sucedido en tierras iberoamericanas. El eurodiputado del PP, Luis Herrero, fue expulsado del país por manifestar su descontento con la ampliación del horario electoral en el próximo referéndum. El ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, planea emitir una nota de protesta formal ante el Ministerio de Asuntos Exteriores venezolano, exigiendo una explicación por la expulsión del eurodiputado. La oposición venezolana ha calificado de "secuestro" la expulsión de Herrero, mientras que el Partido Popular ha manifestado su solidaridad con el eurodiputado, pidiendo al Gobierno que emita una protesta "formal, dura y clara".

El Gobierno español no ha tardado en actuar ante la expulsión de Caracas del eurodiputado del PP, Luis Herrero, que se encontraba en Venezuela en calidad de observador en el referéndum que se celebrará el próximo domingo. El Ministerio de Asuntos Exteriores llamó a consultas al embajador venezolano en España, Alfredo Toro Hardy, para que comparezca ante el director general para Iberoamérica. Además, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el cuerpo diplomático español, planean emitir una queja formal ante el Ministerio de Exteriores venezolano, en señal de protesta por el trato recibido por Herrero.

El eurodiputado fue expulsado del país a petición de la Comisión Nacional Electoral (CNE), después de hacer unas declaraciones en las que manifestaba su desacuerdo con la ampliación del horario electoral del próximo domingo. "Temo que pueda ser utilizada esa nocturnidad para tratar de hacer un tipo de maniobra que no sea legal, que no sea democrática", declaró el popular, además de llamar al presidente venezolano, Hugo Chávez, "dictador".

La CNE alegó que "no le corresponde a los observadores políticos" emitir juicios de opinión sobre "las actuaciones del poder electoral" ni sobre "el proceso en curso". Por ello y, "dada la gravedad de estas declaraciones", la CNE no sólo no emitió la credencial como observador para Herrero, sino que pidió expresamente a la Cancillería y al Gobierno venezolano su expulsión del país. Poco tiempo después, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Venezuela informó de que el eurodiputado español había abandonado el país rumbo a Brasil. "El Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela (...) ha procedido a invitar al señor Luis Herrero, de nacionalidad española, a abandonar el país, con el propóisto de preservar así el clima de paz y garantizar el normal desarrollo del proceso electoral pautado para el día 15 de febrero", destacó la Cancillería en un comunicado.

La oposición venezolana califica de "secuestro" la expulsión de Herrero y denuncia la intervención de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención venezolana (Disip), que, según el presidente del Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei), Luis Ignacio Planas, "en una operación de secuestro, lo sacaron, lo retiraron a rastras, sin permitirle recoger sus cosas y el pasaporte".

El alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, calificó de desproporcionada la medida del Gobierno, aunque no se siente sorprendido ante tal decisión. "Nos parece una desproporción más del Gobierno, que va a crearle problemas al país en el exterior, porque estamos hablando de un eurodiputado", declaró en comentarios recogidos por la cadena Unión Radio.  

El eurodiputado del Partido Popular, Carlos Iturgáiz, por su parte, se mostró "consternado y perplejo" por lo acontecido en Caracas, a lo que añadió, horas antes de que el Gobierno venezolano confirmara que Luis Herrero iba rumbo a Brasil, que "Ojalá Chávez diga que no tiene nada que ver con esta situación, pero la verdad y la realidad es que Luis Herrero ha desaparecido, se lo han llevado y no sabemos donde está nuestro compañero".  

En España, el PP pidió al Gobierno que la convocatoria  a consultas al embajador de ese país en España vaya acompañada de una protesta "formal, dura y muy clara". Rajoy contactó con Jaime Mayor Oreja y Carlos Iturgáiz, que también ejercen de observadores electorales en Venezuela, para pedirles que continúen con la misión, y aprovechó para expresar su solidaridad con Herrero y para animar al pueblo venezolano a "dar la batalla" en favor de la democracia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios