Ibarretxe dice que "se irá a casa" si los votantes no respaldan sus objetivos

  • El lehendakari vincula su futuro político al resultado de la consulta, que considera "de una legalidad escrupulosa"

El lehendakari Juan José Ibarretxe sigue decidido a celebrar la consulta a la ciudadanía acerca de una solución dialogada del conflicto vasco. Mientras los partidos no nacionalistas de la comunidad autónoma creen que la propuesta es ilegal, Ibarretxe asegura que para convocarla no necesita el "permiso de nadie" porque no tiene carácter vinculante. Ahora bien, "si la sociedad no respalda los planteamientos que el Gobierno (vasco) y el lehendakari" hacen "en esta propuesta democrática" para "conocer su opinión", Ibarretxe se irá "a casa". Los que ya dan por hecha la negativa de la sociedad vasca a las preguntas planteadas por el Ejecutivo autonómico esta misma semana son tanto el PP vasco como el PSE.

En Murgia (Álava), donde mantuvo una reunión con el presidente del PNV en la provincia, Iñaki Gerenabarrena, Ibarretxe consideró que lo que la sociedad pide a la clase política vasca "es hablar claro", y "eso es lo que hemos hecho al presentar, por derecho, una iniciativa que es", desde su punto de vista, "legítima, democrática" y "de legalidad absolutamente escrupulosa y clara", apuntó.

El lehendakari no tiene "ningún miedo ni a preguntar a la sociedad ni a saber lo que la sociedad va a responder", pero se mostró firme en su intención de abandonar su puesto al frente del Gobierno vasco en el caso de que la consulta no reciba un apoyo mayoritario. "Si la sociedad no respalda los planteamientos que el Gobierno y el lehendakari le hacemos en esta propuesta democrática, me iré a mi casa", dijo.

Además, quiere liderar el Ejecutivo vasco "con energía" y "con firmeza en la búsqueda de la paz", y por eso defendió la consulta que es "plenamente legal, legítima y democrática", que se celebrará porque los que la proponen quieren "la paz y colocar a ETA en su sitio". Por eso, mostró su sorpresa porque "quienes tienen la seguridad aparente de que va a ser un fracaso son quienes no quieren que la consulta salga adelante".

La propuesta está vinculada al "mismo compromiso ético que se formulaba en Ajuria Enea y en el Congreso en mayo del 2005" con "un acuerdo entre vascos que sea respetado por parte del Estado". Tras criticar que "el Estatuto de Gernika lleva 30 años sin cumplirse", Ibarretxe preguntó al Gobierno "qué respeto tiene a las instituciones" vascas cuando asegura que recurrirá la ley para la consulta, ya que considera que "es metafísicamente imposible recurrir algo que no se conoce".

Por otro lado, recordó que la consulta "no tiene vinculación jurídica", por lo que no cree necesario tener que "pedir permiso a nadie" ya que en Euskadi tienen "capacidad de realizarla como tienen otros lugares". "Es curioso que, cuando se habla de iniciativas en Andalucía o Cataluña son legales y constitucionales, y no cuando las formula el Gobierno vasco y el lehendakari", apuntó.

Ibarretxe cree además que "exista o no ETA, en este país es necesaria la normalización política, y existan o no acuerdos políticos ETA debe desaparecer de una vez de nuestras vidas", si bien, quien tiene la llave para lograr la paz y acabar con la violencia es la sociedad vasca".

Lejos de apoyar al tripartito vasco que forman PNV, EA y EB en su intención de sacar adelante la consulta, la concejal de ANV en el ayuntamiento de Pamplona, Mariné Pueyo, aseguró que "no es más que un plan con el que el PNV pretende reforzar su proyecto autonomista, contextualizando, además, en una una situación preelectoral". Su reflexión coincide con la de ETA en su último comunicado. Pueyo criticó que Navarra haya sido "excluida" de la propuesta de Ibarretxe, lo que a su juicio demuestra que "la verdadera intención" del lehendakari es "pactar con el PSOE una mera reforma del Estatuto de Gernika que mantenga la partición territorial y cierre las puertas a la independencia".

"La izquierda abertzale no va a aceptar que se juegue con las ansias de cambio político del pueblo vasco, no va a aceptar que bajo la apariencia del derecho a decidir, se imponga a este pueblo un nuevo fraude político y un nuevo ciclo autonómico que perpetúe la actual situación de participación en sometimiento", ya que "Navarra debe ser el agente principal en este proceso de cambio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios