Ibarretxe insiste en dialogar con todos "aunque haya atentados"

  • El lehendakari recuerda que el pueblo vasco se pronunciará el 25 de octubre

Comentarios 4

Por si alguien lo había olvidado, el lehendakari se encargó de recordar en su mensaje de fin de año que este 2008 será el de la consulta soberanista al pueblo vasco, convocada el próximo 25 de octubre. Juan José Ibarretxe insistió en su decisión de tratar de lograr la paz para el País Vasco dialogando "hasta las últimas consecuencias" con todas las fuerzas políticas, incluidas las que no condenan la violencia etarra, y pese a que prosigan los atentados. El discurso provocó el reproche de los socialistas y del PP que ven al lehendakari huyendo a ninguna parte.

Tres pilares -paz, el diálogo y la decisión- son los que marca el lehendakari para iniciar el próximo año "un nuevo ciclo" que permita "romper con la espiral destructiva de la violencia" y alcanzar la normalización, y apostó por "buscar soluciones", exista o no ETA. En su discurso de fin de año, Ibarretxe recordó que "la ruptura de la tregua por parte de ETA, con sus dramáticas secuelas de atentados, nos ha vuelto a amargar la Navidad, generando un clima de indignación y de hartazgo en la sociedad vasca".

Pero el lehendakari insistió en su receta de mantener a toda costa el diálogo con las fuerzas que no condenan la violencia como alternativa a las ilegalizaciones y las condenas judiciales para alcanzar la paz y un acuerdo político sobre el futuro de Euskadi. "Ni ETA ni nadie van a conseguir arrebatarnos la esperanza de salir definitivamente del túnel de la violencia y encontrar una solución pacífica y democrática al conflicto político vasco", señaló.

Así, justificó su consulta soberanista del próximo 25 de octubre porque la sociedad vasca no puede ser un mero espectador pasivo. "No puede quedar al margen de ningún proceso de paz ni de búsqueda de una solución política. Hemos de dar a la sociedad vasca, a diferencia de lo que hasta ahora hemos hecho, el protagonismo que le corresponde", dijo. "Porque creo firmemente que la solución está en nuestras manos, me comprometí en septiembre en el Parlamento vasco a daros la palabra el próximo 25 de octubre y así lo haré", afirmó.

En este sentido, expresó su "esperanza y compromiso" para 2008 de "iniciar una nueva etapa que nos permita romper la espiral destructiva de la violencia y lograr la normalización política" y se mostró convencido de que el próximo año "va a ser trascendental, un año en el que se va a escribir el futuro de Euskadi para mucho tiempo". "Entre todos, vamos a abrir un nuevo ciclo histórico para construir un futuro de convivencia sobre tres pilares: paz, diálogo y decisión", aseveró.

Tras el discurso del lehendakari, el secretario de Organización y portavoz de la Ejecutiva del PSE-EE, Rodolfo Ares, acusó a Juan José Ibarretxe, de mezclar paz y normalización, y trasladar a la ciudadanía "falsas expectativas con la idea de que, con su consulta, se conseguirá la paz". "Esto no es sólo un error político de primer orden, sino que es una mentira y un fraude porque ETA no va dejar su actividad terrorista, por mucho que Ibarretxe siga defendiendo su consulta", aseveró.

Por su lado, el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, aseguró que el lehendakari se encuentra instalado en "una huida hacia ninguna parte" y exhibe el "discurso más radical de la historia del nacionalismo democrático". Barreda calificó el mensaje de Ibarretxe de "vacío" y lo asemejó a "un disco rayado". Además, lamentó que el lehendakari "haya sido incapaz de pronunciar en su discurso de final de año la palabra libertad, clave para cualquier demócrata".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios