Intervenidos 500 kilos de explosivo en siete zulos de ETA

  • Desde que fueran detenidos Machaín, Etxaburu y Sarasola, considerados responsables de suministrar armas y explosivos a los comandos de la banda, son ya siete los escondites localizados.

Comentarios 12

La última operación policial contra ETA en Francia, iniciada con la detención de los tres responsables de suministrar armas y explosivos a los comandos de la banda, ha permitido incautar en total casi media tonelada de explosivos en los siete zulos descubiertos hasta ahora.

También se han encontrado bombas-lapa listas para su utilización con temporizadores que permitían programar su explosión con una "gran antelación", como se sospecha que hicieron los terroristas en los atentados perpetrados hace unas semanas en la isla de Mallorca, entre ellos el de Calviá, en el que fueron asesinados los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá.

Sólo este viernes se han intervenido unos 330 kilos en los cuatro zulos localizados, el más importante de los cuales, situado en la localidad de Minerve, en el departamento mediterráneo de Hérault, albergaba 17 bidones de plástico, catorce de los cuales contenían cada uno entre 20 y 25 kilos de nitrato amónico granulado.

Según el Ministerio del Interior, en los otros tres bidones había 12 kilos de pentrita distribuidos en paquetes de un kilo, tres bombas-lapa con dispositivo de iniciación preparadas para su utilización a falta del explosivo y el detonador, cordón detonante en rollos, temporizadores, varias fiambreras vacías, componentes electrónicos, transformadores e iniciadores de mercurio. También se han encontrado instrucciones en euskera sobre bombas-lapa.

La Policía francesa, que cuenta con la colaboración de la española, ha entrado este viernes en otros dos zulos, uno de ellos en la localidad de Plaussenus y el otro en Ferrals-les-Montagne, pertenecientes ambas -como Minerve- al departamento de Hérault.

En el escondite de Plaussenus había un bidón de color blanco de unos 50 litros con tres fiambreras que contenían bombas-lapa, con sus iniciadores y temporizadores, cinco metros de cordón detonante artesanal, cinco sistemas de verificación de circuitos e instrucciones sobre las bombas-lapa y los temporizadores.

Por su parte, en el de Ferrals-les-Montagne se han hallado tres bidones con una capacidad total de 350 litros en cuyo interior había dos paquetes con la anotación "Pentrita" de entre 7 y 8 kilos aproximadamente, una bolsa con munición, dos rollos de cordón detonante artesanal, cinco silenciadores y una bolsa con componentes electrónicos, entre otros efectos. También se han localizado allí alrededor de 2.000 cartuchos, once revólveres Smith&Wesson, cuatro pistolas automáticas de la misma marca y 55 detonadores.

Por último, las Fuerzas de Seguridad han localizado un cuarto zulo, cuya situación exacta no ha sido precisada y que aún no ha sido abierto.

Fuentes de la investigación han asegurado que la operación sigue abierta y que la Policía confía en localizar nuevos escondites de la banda en los próximos días, que se sumarían a los siete ya descubiertos en el sur de Francia tras la detención el pasado miércoles de Alberto Machaín, Aitzol Etxaburu y Andoni Sarasola.

El mismo día de las detenciones ya se descubrió un zulo en Ferrières, una localidad gala de los Pirineos, muy cercana a la provincia de Huesca, con una veintena de recipientes preparados para estallar y unos cien kilos de nitrato amónico y doce litros de nitrometano. Los terroristas utilizan el nitrato amónico para fabricar el explosivo amonal, un explosivo de gran potencia que ETA ha empleado en varias ocasiones y es de manejo extremadamente delicado y de alto poder destructivo.

Ayer se encontraron además otros dos zulos: uno en Helette, cerca de Burdeos, que contenía herramientas para la fabricación de artefactos explosivos y documentación de la banda terrorista, y otro en Camplong, con gran cantidad de material electrónico para la composición de decenas de bombas-lapa. En el escondite de Camplong también había material químico para la confección de circuitos impresos, rollos de cables eléctricos, circuitos impresos, placas vírgenes, láminas de metacrilato, líquido revelador y en polvo, armas y municiones.

La localización de los zulos se enmarca en la operación en la que fueron detenidos en Villarembert, en la región de Saboya, los considerados responsables del suministro de armas y explosivos a los comandos de ETA. Los tres detenidos habrían sustituido en esta labor al frente de la logística del aparato militar de ETA a Itziar Plaza, detenida el pasado 4 de julio, que a su vez había reemplazado a Jurdan Martitegi, capturado el pasado 18 de abril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios