Miles de personas protestan contra el plan de la Cuenca del Ebro

  • Puigdemont anuncia que "combatirá" la decisión y apela a la independencia de Cataluña para evitarlo

Miles de personas se manifestaron ayer en Amposta en contra del nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro aprobado por el Gobierno en funciones. La protesta fue convocada por la Plataforma en Defensa del Ebro (PDE) y participaron el Gobierno catalán y los partidos catalanes excepto PP y Ciudadanos.

Según la plataforma y la Policía Local de Amposta, unas 50.000 personas han llenado las calles para mostrar su oposición al nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro, aprobado por el Gobierno en funciones el pasado 8 de enero, en lo que es una de las movilizaciones más importantes que se han registrado en la zona.

La protesta ha empezado pasadas las 12:00 capitaneada por dos grandes tractores conducidos por miembros del sindicato Unió de Pagesos.

Tras ellos, la cabecera de la marcha ha sido liderada por un simbólico gran nudo de una tubería, símbolo de la lucha antitrasvase. La pancarta que ha encabezado la marcha azul ha llevado por lema El Ebro sin caudales es la muerte del Delta, a la que ha seguido una segunda pancarta en inglés: "Salvemos el río Ebro y el Delta".

Los representantes políticos, con el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras (ERC), a la cabeza, estaban en una tercera línea tras una pancarta con el eslogan "Para Cataluña, Salvemos el Delta". Junto a Junqueras se manifestó la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, consejeros, diputados, senadores, alcaldes y cargos institucionales.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de visita en una feria en Barcelona, aseguró ayer que el Ejecutivo catalán "combatirá" el nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro y consideró que este proyecto "no existiría" si Cataluña fuese independiente. "El Ejecutivo (catalán) no lo aceptará y lo combatirá", advirtió el presidente de la Generalitat de Cataluña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios