El ex jefe de la Policía Local de Coslada niega extorsión a locales

  • El antiguo mando dice que, al ser presionados, sus colegas pueden acusarlo "hasta de la muerte de Manolete"

El ex jefe de la Policía Local de Coslada (Madrid) Ginés Jiménez negó  haber coaccionado a dueños de locales y haber consumido gratis en ellos, presentándose como una víctima de la unidad policial que lo detuvo, que se ha "inventado" aspectos como que recibiera regalos de hosteleros.

Jiménez comenzó a declarar ayer ante la Sección de la Audiencia Provincial de Madrid que juzga el denominado caso Bloque, por el que en 2008 fueron arrestados 26 agentes por una presunta trama de corrupción policial y por la que finalmente son juzgadas, diez años después, doce personas.

Los enjuiciados son el ex mando policial, su mujer y su hijo, seis agentes locales de Coslada y tres ciudadanos rumanos vinculados con la prostitución.

Ginés Jiménez, para el que la Fiscalía pide 26 años y ocho meses de prisión por extorsión, amenazas, cohecho, tenencia ilícita de armas y blanqueo, declaró durante más de dos horas, en las que se mostró seguro ante las preguntas del fiscal y del letrado de la acusación particular ejercida por el Ayuntamiento de Coslada.

"Por las presiones policiales que sufrieron, mis compañeros de bancada podrían haber dicho hasta que maté a Manolete", dijo al ser preguntado sobre si extorsionó o amenazó, en un caso a punta de pistola, o pudo recibir regalos de hosteleros de localidad, como dijeron sus agentes según consta en el sumario. Incidió en que los policías nacionales de la Udyco (Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado) que llevaron la Operación Bloque les advirtieron: "Si habláis mal de Ginés podréis salir en libertad". En este punto mantuvo que esa unidad "se inventó" acusaciones como el hecho de haber obtenido presentes de hosteleros para evitar inspecciones o sanciones, y ha sostenido que él y sus agentes solo cumplían su labor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios