Pujol dice que su alerta sobre las nóminas "era una forma de hablar"

  • El dirigente de CiU quita hierro a su dramático aviso a los funcionarios catalanes

El presidente del grupo parlamentario de CiU, Oriol Pujol, restó ayer trascendencia a la alerta que lanzó el martes sobre las dificultades de la Generalitat de Cataluña para pagar las nóminas de sus trabajadores y afirmó que sólo era "una forma de hablar" para ilustrar la grave situación de las finanzas catalanas.

En concreto, Pujol aseguró que la situación es tan "dramática" que "prácticamente no se pueden pagar las nóminas" de la Administración catalana.

"Es una forma de dar a entender que realmente la situación financiera de la Generalitat es muy pero que muy complicada. Yo lo planteo así. Yo ya entiendo que el Govern pueda y deba ser un poco más prudente y diga que la situación financiera es delicada", se justificó ayer Pujol en declaraciones a Ràdio 4.

Su padre, el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol afirmó ayer por su parte que se "fía" más del presidente catalán, Artur Mas, que de su propio hijo en lo que respecta a la situación real de las finanzas de la Generalitat.

"Si alguien está afrontando la situación difícil de la Generalitat es el presidente, el conseller de Economía y todo el Govern, y con CiU detrás", afirmó el ex president. "¿De quién nos tenemos que fiar? ¿A quién hemos de hacer caso? ¿A quién tenemos que seguir? Pues al presidente. Esto está claro", remarcó.

El ex presidente de la Generalitat también afirmó que CiU salvó a España de ser intervenida en el año 2010 al apoyar en el Congreso el plan de ajuste del Gobierno de Zapatero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios