Rivera avisa a Rajoy de que su apoyo a los presupuestos no es un cheque en blanco

  • El líder de Ciudadanos solicita al presidente del Gobierno que cumpla "uno por uno" los 150 puntos del pacto de investidura

Rivera gesticula durante su intervención ayer en el Consejo General de Ciudadanos. Rivera gesticula durante su intervención ayer en el Consejo General de Ciudadanos.

Rivera gesticula durante su intervención ayer en el Consejo General de Ciudadanos. / luca piergiovanni / efe

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, advirtió ayer al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que el apoyo de su partido a los Presupuestos "no es un cheque en blanco" para toda la legislatura y, por tanto, hay que cumplir "uno a uno" los 150 puntos del pacto de investidura. La España de la mayoría absoluta "se acabó" del mismo modo que "ha muerto" el bipartidismo", y lo que toca ahora es negociar todo, subrayó Rivera, presumiendo del papel determinante de Ciudadanos para que las cuentas de 2017, que mañana llegan al Congreso para iniciar su tramitación, puedan finalmente salir adelante.

Rivera, que intervino en la primera reunión del nuevo Consejo General de Ciudadanos salido de la asamblea de febrero, aprovechó para pedir al PSOE, sobre todo, "que se moje" con los Presupuestos, pero también le reclamó responsabilidad a Podemos, de cuyos integrantes puso en duda que "les guste trabajar". Unas palabras en esta primera reunión del Consejo, que también por primera vez se celebra fuera de Barcelona, en las que se refirió a "los que la quieren liar en Murcia", donde esta semana se debate la moción de censura socialista para apartar a Pedro Antonio Sánchez, imputado por corrupción.

"Es muy simple: aquellos que han firmado acuerdos que los cumplan", subrayó refiriéndose sobre todo a la crisis murciana, donde C's, a cambio de su voto a la moción socialista, mantiene su exigencia de que ésta incluya una fecha para las elecciones.

Ciudadanos cerró ayer el modelo de su estructura autonómica, un paso que tenía pendiente para afianzarse a nivel territorial y que es clave para lograr el objetivo que se ha marcado Rivera de gobernar a partir de 2019, un objetivo para el que quiere subir "la apuesta" en lo económico y en lo social. En lo económico, para ganar la mano a la derecha y, en lo social, a la izquierda, dijo Rivera en una reunión que congregó a 144 consejeros (faltan los 17 representantes autonómicos aún por elegir) en la que estuvo muy presente el papel "determinante" de Ciudadanos para que los Presupuestos salgan adelante y permitir así dar estabilidad a la legislatura, tal como ha insistido el líder de la formación naranja durante su intervención.

Albert Rivera espera ese mismo apoyo de aquellos que ahora son presidentes del Gobierno o de comunidades autónomas gracias a Ciudadanos. Porque gobernar es el gran reto del partido y la nueva dirección quiere que estos cuatro años que tiene por delante antes del siguiente cónclave acaben gobernando, dijo Rivera ante los nuevos consejeros. "La gran duda es si podemos encabezar esos gobiernos, y yo quiero ser ambicioso", subrayó el líde r de Ciudadanos al afirmar que la meta es encabezar un Ejecutivo nacional y ser también el "revulsivo" que necesitan algunas comunidades, donde tienen gobiernos "conformistas" que manejan datos del paro y de corrupción "intolerables".

Y para poder dirigir sus pasos hacia ese gran objetivo después de diez años de recorrido, Ciudadanos tenía pendiente montar su estructura autonómica, que ayer quedó aprobada por unanimidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios