Todas las comunidades podrán endeudarse si cumplen el objetivo de déficit para 2011

  • El Gobierno rectifica después de recibir las quejas de varias autonomías. Reitera que Cataluña recibe el "mismo trato" que el resto de regiones.

Comentarios 2

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha precisado este martes que Cataluña recibe "el mismo trato" que el resto de comunidades autónomas en materia de financiación y, por tanto, ha recordado que todas las regiones podrán endeudarse si cumplen el objetivo de déficit del 1,3 por ciento del PIB en 2011.

El Ejecutivo, a través de un comunicado de la Secretaría de Estado de Comunicación, ha realizado esta precisión después de que varias Comunidades Autónomas, así como el Ayuntamiento de Madrid, hayan denunciado "privilegios" para Cataluña al permitirle emitir deuda pública después de que así lo acordaran el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de la Generalitat, Artur Mas, en una reunión este lunes en La Moncloa.

En este sentido, el Gobierno recuerda que, como ocurre con el resto de regiones, la autorización de endeudamiento a una comunidad autónoma solamente se producirá para financiar dicho déficit y los vencimientos de deuda (refinanciación) de años anteriores.

En esta línea, ha recordado que Cataluña presentó el pasado 31 de enero ante el Ministerio de Economía y Hacienda un Plan Económico Financiero de reequilibrio a tres años para cumplir el objetivo de déficit y que supone una reducción de gasto del 10% en 2011 que, como en el caso de las demás regiones que así lo han solicitado, deberá ser aprobado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

En el comunicado, la Secretaría de Estado de Comunicación precisa además que las autorizaciones que concederá el Ministerio de Economía y Hacienda responderán al esfuerzo que acredite cada comunidad para cumplir con rigor el objetivo de déficit.

El Ejecutivo recalca en todo caso que sigue "las mismas reglas para todas las Comunidades Autónomas", es decir, la legislación vigente (LOFCA y Ley de Estabilidad Presupuestaria) y los acuerdos adoptados con las Comunidades Autónomas en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

En materia de financiación de ayuntamientos, como es el caso del consistorio de la capital, el Ejecutivo ha recordado que la ley vigente -la Ley de Haciendas Locales, reformada en 2002- "impide la refinanciación de la deuda de años anteriores y sólo lo autoriza para nuevas inversiones".

Enfado en las CCAA del PP

El acuerdo Zapatero-Mas ha suscitado un aluvión de reacciones en cadena, comenzando por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que ha asegurado que la autorización que el Gobierno ha dado a Cataluña para endeudarse es "una discriminación clara" a los madrileños.

El popular está muy molesto porque Zapatero dijo "no" a las reclamaciones de Madrid por "razones políticas" y no por las razones económicas de mantenimiento del déficit que Zapatero esgrimió en La Moncloa, y ha dicho que "no tiene esperanzas" en que el Gobierno modifique el criterio con el Ayuntamiento de la capital.

También desde las filas populares, la secretaria general del PP y presidenta de la formación a nivel regional, María Dolores de Cospedal, ha pedido a Zapatero que explique por qué ahora todos los españoles tienen que pagar el "derroche" del tripartito de Cataluña, "capitaneado por el PSOE".

Sin embargo, el acuerdo tampoco es visto con buenos ojos por algunos presidentes socialistas, como el de Castilla-La Mancha, José María Barreda, que ha avisado al Gobierno que no acepta ni aceptará "un trato discriminatorio" hacia esta comunidad autónoma en relación con la posibilidad de aumentar su endeudamiento.

La capacidad para el endeudamiento de Cataluña, ha propiciado que desde Valencia hayan decidido mover pieza, y el vicepresidente segundo de la Generalitat valenciana y consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Gerardo Camps, ha asegurado que va a solicitar la convocatoria "urgente" del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para debatir "en un plano de igualdad y en un foro multilateral", los criterios que aplica el Gobierno central a la hora de fijar los limites de endeudamiento de las comunidades autónomas.

También el presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, se ha subido al carro de las críticas hacia el acuerdo, y lo ha enmarcado "dentro del estilo de Zapatero, a unos los maltrata y a otros les da muchos besos, para mantenerse en el poder".

Por su parte, el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias, Jorge Rodríguez, ha calificado de tomadura de pelo al resto de comunidades autónomas el principio de acuerdo, mientras que el de Navarra, Miguel Sanz, ha criticado que quienes "se han extralimitado" de los límites en materia de déficit establecidos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera "no pueden ahora tener el favor de la Administración central".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios