Los arquitectos del Palma Arena quedan en libertad sin fianza tras declarar

  • Los hermanos García Ruiz percibieron 9 millones de euros en honorarios por la ejecución de las obras del velódromo.

Comentarios 3

El arquitecto Luis García Ruiz y su hermano Jaime, que se hicieron cargo de la ejecución de las obras del velódromo Palma Arena, han sido puesto en libertad sin fianza tras prestar declaración ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma de Mallorca en calidad de imputados. Los hermanos García Ruiz percibieron unos 9 millones de euros por hacerse cargo de la ejecución de la infraestructura después de que se rescindiera el contrato al arquitecto inicial, Ralph Schürmann.

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma de Mallorca, José Castro, ha tomado declaración al arquitecto Luis García Ruiz y a su hermano Jaime en calidad de imputados por su presunta implicación en las irregularidades que rodean la construcción del velódromo Palma Arena, dentro de la denominada operación Espada. Tras más de seis horas de comparecencia en el primer caso, y dos horas y cuarto en el segundo, en la que estuvieron presentes los fiscales Anticorrupción Pedro Horrach y Miguel Ángel Subirán, los abogados defensores Josep Zaforteta y Ramón Riutord, y el letrado de la acusación particular Manuel Pomar, el magistrado acordó la libertad sin fianza para los dos.  

Los hermanos García Ruiz dirigieron las obras de construcción del recinto deportivo y percibieron unos 9 millones de euros por este cometido. Una de las principales líneas de investigación de este procedimiento es el motivo por el cual se rescindió el contrato con el arquitecto inicial del proyecto Ralph Schürmann y quién contrató a los hermanos García Ruiz en su sustitución.

  A este respecto, el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca y ex presidente del Consorcio para la construcción del Palma Arena, Rafael Durán, y el ex director general de Deportes y campeón olímpico en Atlanta 96, José Luis Pepote Ballester, también imputados en el caso, ya señalaron que la decisión de contratar a los hermanos García Ruiz corresponde a "instancias superiores". 

Falta de previsión del arquitecto

En cuanto al desfase presupuestario de las obras, que en principio tenían un coste inicial de 48 millones de euros y que finalmente casi se duplicó, el ex gerente de la obra de la infraestructura deportiva, Jorge Moisés, aclaró en su declaración en la Jefatura Superior de Policía de Palma que el arquitecto Schürmann no planificó de forma correcta los costes que iban a suponer el proyecto, de modo que tuvieron que adoptarse medidas posteriores para enmendar la "falta de previsión".

El juez y la Fiscalía investigan las posibles irregularidades en los contratos de obras que se realizaron durante la construcción del recinto deportivo Palma Arena, que podría haber duplicado el presupuesto inicialmente aprobado e incluso haber superado los 100 millones de euros. El Ministerio Fiscal trata de averiguar el origen de los 45 millones de euros que la Unión Temporal de Empresas (Melchor Mascaró y FCC), que construyeron el velódromo, reclama al actual Govern, sumando casi el doble de los 48 millones de euros en los que estaba presupuestado en su origen. Además, se investigan otros delitos de falsedad documental, malversación de caudales públicos y prevaricación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios