Día de la hispanidad Más de 4.600 militares y 250 vehículos desfilan en Madrid

La brevedad y los plantones marcan la ceremonia de la fiesta nacional

  • Sólo seis presidentes autonómicos acuden a una cita en la que no estuvieron Solbes y Sebastián · Los Reyes, junto a las familias de los 16 militares fallecidos durante el pasado año

Comentarios 3

Las nubes también espantaron a los políticos en el Día de la Hispanidad. Sólo media docena de presidentes autonómicos acudieron al desfile, uno de los más breves que se recuerdan. Presidido como siempre por los Reyes, contó con la presencia destacada este año de familiares de militares fallecidos en servicio durante 2008. Más de 4.600 militares, 250 vehículos y las banderas de los 13 países representados en los cuarteles de Alta Disponibilidad de la OTAN en España, entre las que estaba la de EEUU, participaron en la parada militar, que duró apenas hora y media. Aunque no llovió, el cielo gris impidió disfrutar de la parte más espectacular: el salto de la brigada paracaidista y el desfile de aviones y helicópteros.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que estuvo acompañado de todos los ministros salvo los de Economía, Pedro Solbes -de visita oficial en Washington- e Industria, Miguel Sebastián, fue el encargado de recibir a los Reyes. No faltaron algunos abucheos durante su entrada en la Plaza de Colón, aunque de menor intensidad que los del año pasado.

Don Juan Carlos y doña Sofía llegaron poco antes de las 10:30 junto con el resto de la Familia Real, excepto el duque de Lugo, separado temporalmente de la infanta Elena. Entre las altas autoridades del Estado estaban los presidentes del Congreso, el Senado, el Tribunal Constitucional y el Consejo General del Poder Judicial, pero hubo menos aforo que de costumbre entre los líderes autonómicos ya que sólo estuvieron presentes los de Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Ceuta y Melilla.

Entre los políticos, quien acaparó más miradas fue el líder del PP, Mariano Rajoy, quien el sábado tachó de "coñazo" el desfile ante un micrófono indiscreto. El dirigente popular, acompañado de su esposa y muy serio, llegó a Colón con la máxima discreción y apenas habló en toda la parada militar. En la tribuna principal, sin embargo, no faltó la conversación animada y las sonrisas entre la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, y los ministros de Exteriores e Interior.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, optó por minimizar las palabras de Rajoy. "No creo que el sentimiento auténtico del líder de la oposición sea el que ayer expresó", declaró a TVE. Y desde el PP fue el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, quiso dijo que estas declaraciones fueron un "desafortunado desliz", una "anécdota de la que no hay que sacar demasiadas consecuencias", ya que no pretendía despreciar a las Fuerzas Armadas sino que fue un comentario "como padre de familia" por tener que salir de casa en domingo.

Antes del desfile, Chacón quiso felicitar a las tropas españolas desplegadas en el exterior en su primera fiesta nacional como responsable de las FFAA y mantuvo, junto al jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez, una vídeoconferencia con los responsables de los destacamentos en Afganistán, Líbano, Bosnia, Kosovo y Chad. A ellos les pidió "un brindis por el Rey" y les recordó que son "los primeros en nuestra mente y nuestros corazones" por ser "la avanzadilla de nuestra seguridad".

Tras los saludos y honores protocolarios y la revista al Batallón de la Guardia Real, tuvo que anularse la actuación de la Brigada Paracaidista del Ejército de Tierra. En el homenaje a la bandera y a los que dieron su vida por España, participaron 16 familiares de militares muertos en 2008, entre otros, la viuda y el hijo del brigada Luis Conde, el último asesinado por ETA; familiares de los guardias civiles asesinados por la banda en Capbreton (Francia) o fallecidos en servicio en Líbano, Bosnia o Kosovo. Tras el desfile, cerrado por el escuadrón de Sables de la Guardia Civil, los Reyes se trasladaron al Palacio Real, donde ofrecieron una recepción a autoridades, políticos y representantes de la sociedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios