El sindicato mayoritario de la Policía Local de Madrid denuncia "afán justiciero"

  • El CPPM censura la "condena exprés" a los tres agentes suspendidos por insultos a la alcaldesa

El sindicato mayoritario en la Policía Local de Madrid, el CPPM, emitió ayer un comunicado en defensa de los agentes suspendidos por los insultos y amenazas de muerte en un chat a la alcaldesa, Manuela Carmena, y criticó "el afán justiciero" del Ayuntamiento, los medios, las redes sociales y CCOO.

A todos ellos les acusa de "haber conseguido quitar el uniforme" a tres personas "en un tiempo récord" y se pregunta si esa "condena exprés" es proporcional y ajustada a derecho.

En opinión del sindicato mayoritario, los tres agentes escribieron mensajes en un chat donde se mantenían conversaciones privadas, sin conocimiento de que se iban a hacer públicas y su derecho a la privacidad "ha sido vulnerado".

El CPPM recuerda que esos comentarios -que "no son aceptables" y "nadie puede apoyar", admite- fueron escritos hace meses y desde entonces los agentes "han seguido trabajando en la calle y no ha habido queja alguna ni nada que se le parezca, y mucho menos delitos imputables".

Por ello, interpreta la suspensión temporal acordada por el Área de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento como un intento de tener "rehenes" en forma de suspendidos o expedientados como anteriormente fueron los policías que participaron "en una legitima protesta", es decir, el escrache al edil Javier Barbero.

El agente que alertó y dio a conocer el chat ha vuelto a recibir amenazas "en distintos canales", según afirmó ayer el propio Barbero, que es delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del consistorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios