Un Caballo para una mujer 'de pura cepa'

  • Ana María Bohórquez Escribano recibió ayer el Caballo de Oro en Sementales arropada por todos los miembros de su familia. Dos apellidos jerezanos, Bohórquez y Domecq, escribieron un apoteósico broche final de una agenda hípica de Feria que registró menos público que otros años

Nunca un Caballo de Oro fue tan especial. Una mujer jerezana recogió ayer emocionada y arropada por un gran despliegue familiar el mejor de sus trofeos, el Caballo de Oro 2009. Ana María Bohórquez Escribano no fue capaz de concretar ayer la edad a la que subió por primera vez a un caballo porque “lo hice antes de saber mi nombre” pero en cambio no olvidó agradecer este premio a quienes han estado a su alrededor desde que vino al mundo en esta ciudad.

En especial, Poti, como la llaman cariñosamente en Jerez, se dirigió a sus padres, “por haberme enseñado a ser una jerezana de pura cepa”; a su marido (Jaime Domecq Ybarra), “que era quien se ocupaba de buscar los mejores carruajes y de sorprenderme con sus fabulosas restauraciones”; a su hijo, “que es quien ahora se ocupa de la cría de los caballos españoles”; a los mayorales de La Peñuela, Francisco Soto de Paula y Miguel Ortiz, “que fueron quienes me enseñaron a guiar”; y a Antonio Reverte, actual capataz de La Peñuela y quien llevó hasta la pista central de Sementales a la premiada. “¡Reverte!”, exclamó mientras le mostraba la estatuilla desde el palco de honor.

Ciertamente, nada de lo que vivió ayer Poti hubiera sido posible sin este estrecho círculo de personas, pero también es verdad que la afición al mundo del caballo hay que alimentarla cada día y de esto se ha ocupado la propia Ana María Bohórquez.

Para el jurado, en cambio, lo que ha influido decididamente a nombrar a Poti Caballo de Oro 2009 ha sido la decidida e innegable publicidad que durante años ha hecho del nombre de Jerez por los certámenes, exhibiciones y ferias a las que ha llevado sus lujosos carruajes. La propia alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, que entregó personalmente la estatuilla a Ana María Bohórquez, subrayó que “no hay mejor final para una Feria del Caballo que entregar este premio tan importante del mundo hípico español a una mujer que ama y quiere a su ciudad por encima de todo”.

Dos apellidos jerezanos y estrechamente vinculados al mundo ecuestre, Bohórquez y Domecq, acompañaron ayer a Ana María Bohórquez en el que fue uno de los días más importantes de su vida. En primer lugar entraron en la pista sus nietos, que lo hicieron por separado en coches de caballos perfectamente enjaezados. Un coqueto duquesito verde carruaje enganchado a un poni con guarniciones inglesas llevó hasta la primera fila a su nieta Ana Domecq Martel. Sus hermanos, Santiago y Jaime lo hicieron en otros dos bellos carruajes enganchados a la inglesa y a la húngara, mientras que el resto de su familia (cuñadas y cuñados) lo hicieron en un break enganchado a la calesera con borlajes de la bandera española. A continuación accedieron a caballo más miembros de su familia, en concreto su hermano Fermín Bohórquez, que lo hizo en un fabuloso ejemplar, y sus sobrinos Fermín, Borja, Sol y Mercedes Bohórquez Domecq, todos ellos con impecables trajes de corto y de amazona.

Por último llegó a la pista Ana María Bohórquez Escribano en una espectacular carretela particular tirada por cinco caballos alazanos en media potencia guiados por Antonio Reverte, capataz de La Peñuela, y acompañada en el asiento por su hijo Santiago Domecq Bohórquez y por su nuera Ana Martel Romero-Valdespino. Poti eligió para el sábado de Feria un traje sastre azul pavo y complementos color crema que entonaban a la perfección con los colores familiares de los borlajes de las guarniciones caleseras de la familia (azul y amarillo).

En total, el acto de entrega del Caballo de Oro 2009 congregó en las instalaciones militares del Depósito de Sementales a cinco caballos de Oro de otras ediciones. Fermín Bohórquez Escribano, Fermín Bohórquez Domecq, Luis Fernando Domecq Ybarra, Antonio Moreno ‘El Pelao’ (que asistió como público) y Ana María Bohórquez Escribano escribieron un apoteósico broche final de la Feria del Caballo 2010 que no se quiso perder ni la mismísima Norma Duval, que acudió a Sementales acompañada de su actual pareja, el empresario alemán Mathias Khunn.

El Caballo de Oro ya tiene nuevo jinete en su edición 2009. Desde que se entregara la primera estatuilla en 1967 a la Ciudad de Jerez han sido sólo cinco las mujeres que se han sumado a engrosar el listado de premiados: Isabel Merello (viuda de Terry), Blanca Domecq Zurita, la Infanta Doña Elena, Beatriz Ferrer Salat y Ana María Bohórquez Escribano. De entre todas ellas, es probablemente Poti Bohórquez la más jerezana de todas. “No sé si merezco o no este premio pero siempre tengo muy presente a Jerez y me debo a ella. ¡Viva Jerez, que es mi tierra!”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios