Colas para acceder a las atracciones

  • Muchos padres se acercaron ayer con sus hijos para poder disfrutar del 'Día de los Cacharritos'. La jornada, en la que los precios oscilaron entre 1,5 y 2 euros, fue especialmente intensa durante la tarde

Largas colas para acceder a las atracciones. Esa era la imagen que ayer por la tarde podía verse en la 'calle del infierno' donde multitud de padres con sus hijos y familias enteras hacían cola para disfrutar del 'Día de los Cacharritos'. Como es tradicional, gracias al acuerdo entre la Asociación de Empresarios Feriantes de Andalucía y el Ayuntamiento, los que asistieron ayer a la explanada de las atracciones pudieron disfrutar de precios entre 1,50 euros y 2 euros, frente a las 3 y casi 5 euros que costarán el resto de la semana. No obstante, este año como novedad algunas atracciones ofrecen también 'bonos vip' que permite montarse en un número determinado de cacharritos pero con un descuento en cada uno de ellos.

Pese a que la tarde fue frenética, la mañana como es lógico fue bastante más tranquila por ser horario lectivo y la mayoría de las atracciones permanecieron cerradas hasta que a primer hora de la tarde, cuando la zona quedó casi impracticable para los peatones que intentaban llegar a alguna de las cincuenta atracciones. Las instalaciones de los más pequeños fueron las más demandadas, aunque prácticamente en todas había que esperar ante el numeroso público. De hecho, muchos fueron los jóvenes que aprovecharon también el 'Día de los Cacharritos' para disfrutar de las atracciones a un precio más asequible que el resto de la Feria.

Este año, además, se ha podido ver gran variedad de atracciones y, a las que vienen habitualmente, se le han sumado otras como el Hotel, para los que no tienen miedo a las alturas. 'Los rápidos', el 'Tiki Taka', el 'Tren de los escobazos' o los 'Coches locos' también divirtieron a grandes y pequeños. Incluso, podían encontrarse atracciones de moda como la dedicada a los 'Gormiti' y a Bob Esponja. Como es habitual, otra parada obligada en la denominada 'calle del infierno' fue la zona de tómbolas. Pocos pudieron resistirse a mostrar sus habilidades disparando o realizando cualquier otro juego. El premio, como siempre, era lo de menos aunque los pequeños miraban con ilusión cada uno de los regalos que colgaban. Incluso, en alguna tómbola, el jamón era el premio estrella que más llamaba la atención a los visitantes. Igualmente, los puestos de algodón, chucherías y demás productos típicos de esta celebración registraron multitud de compras.

Como es habitual, desde el Ayuntamiento recordaron que el recinto ferial ofrece desde el año pasado un aspecto renovado en lo que se refiere a la zona de atracciones, en la que se realizó una importante obra de mejora con el acondicionamiento de un total de 33.000 metros cuadrados. Se trata de una de las primeras obras finalizadas dentro del Fondo Estatal de Inversión Local, con un presupuesto total de 1.194.854,09 euros. La citada actuación ha hecho posible que el tránsito en esta zona "sea mucho más cómodo y accesible, facilidades de la que disfrutarán este año de nuevo tanto los feriantes como los miles de visitantes que acuden a divertirse a los conocidos cacharritos", indicaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios