Jerez está ‘parada’

  • La Feria congela a una ciudad que aparca la catástrofe del desempleo y la crisis para zambullirse en los días grandes de una fiesta que ayer vivió una jornada de transición

Comentarios 1

La ciudad está parada. Jerez no quiere ni oír hablar de la catástrofe del desempleo y para a su manera, dejando una semana de reflexión para que cada cual se olvide de los actos de contrición y afronte los problemas desde otro prisma radicalmente diferente. El martes de Feria es un día para pararse, para hacer un primer balance y pensar si conviene dosificar para llegar hasta el final o abrazarse definitivamente a la juerga entonando el himno del ‘carpe diem’. Ayer fue el día de las comidas de empresa, de los primeros enganches y de los ‘cacharritos’. Las atracciones tuvieron descuentos, pero no para familias numerosas. Un padre con cuatro hijos gasta doce euros por minuto y medio de diversión. Maldita sea esta fiesta y la madre que la parió. Un dinero que ya no se puede recuperar, que se va dando saltos en el Canguro mientras alguien sueña con que le toque una paletilla con la pezuña pintada de negro en la tómbola de enfrente. Una manera como otra cualquiera de quitarse el mal sabor de boca. No obstante, lo que más se despacha en estos casos son las macetas de ‘rebujito’, líder indiscutible de la fiesta haga más o menos calor y auténtico rey de los espirituosos combinados para olvidar.

En el Real del González Hontoria se cupo ayer con holgura. Será la crisis, será que son los primeros días, pero esta Feria, de momento, está lejos de apreturas del pasado. Habrá que echarle la culpa a gobiernos anteriores. Aunque, como diría González Cabaña, esto no es cómo empieza sino cómo termina. Hablando del presidente de Diputación y secretario provincial de los socialistas gaditanos, al final no vino ayer a la Feria (o no se le vio), aunque se le esperaba. A cambio, llegaron hasta el parque un total de cuatro consejeros que se fueron directos al almuerzo que ofreció el PSOE de Jerez en su caseta.Mucho ruido y poca berza. “Esta es la Feria en la que hemos reunido a más consejeros por metro cuadrado”, susurró la alcaldesa, rabiosamente orgullosa, al oído de Luis Pizarro, titular de la Consejería de Gobernación. El líder del ‘clan de Alcalá’ sacó pecho y llegó a decir ante los medios que, a día de hoy, “he visto la Feria mejor que cuando estaba Pacheco; lo siento por él pero esta Feria está mejor que cuando estaba Perico”, entonó entre la sincera nostalgia y la ácida retranca. Seguramente, Pizarro se ha ido muy impresionado con la ‘marea negra’ que cubre ahora la magnífica zona de los ‘cacharritos’, la novedad en esta edición de la fiesta por antonomasia.

“¿De la financiación de los ayuntamientos?no, no, no, yo no voy a hablar de eso”, replicó Pizarro a Clara Aguilera, consejera de Agricultura, que bromeaba tras atender a la prensa. En cambio, el consejero de Gobernación sí tuvo tiempo incluso de hablar del Xerez Deportivo y de su inminente ascenso a Primera. Cadista como es él, decidió morderse la lengua y asegurar que el ascenso del Xerez “va a ser muy bien acogido en la provincia”. Sánchez le miraba con recelo, pero se quedó tranquila cuando su consejero sentenció:“El Xerez va a subir a Primera con Pilar de alcaldesa, no con Perico, que lo intentó durante mucho tiempo”. Nueva evocación al ‘inmatable’ por parte del vicesecretario general del PSOE-A. En el socialismo provincial muchos le tienen todavía ese cariño que provoca el paso del tiempo, la añoranza de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Algo que, por el contrario, no se visualiza en el PSA. Ayer hubo papeo en la caseta con la nueva cúpula del partido socioandalucista y nadie quiso hablar, ni por asomo, de una posible reconciliación. Inviable.

El overbooking de comidas institucionales fue total, y hubo que multiplicarse para estar con la Coag, conComisiones Obreras, PSA, Aecovi... En todas ellas se concitó más de un amigo del pescueceo, un especímen habitual que en estos tiempos se reproduce cual conejo de monte.

Qué manera de chupar las cabezas de las gambas tienen estos especialistas en la técnica ‘de la gorra’. Son los primeros en dejarnos pagar y en hacernos sentir unos auténticos anfitriones con tal de que les invitemos a otra de ‘rebujito’. Siempre ‘rebujito’, a las duras y a las maduras. Porque Jerez estará parada, pero lo que es en picaresca y habilidad en el movimiento en barra fija no le gana nadie a la quinta ciudad de Andalucía. Ayer en el Real, por haber, hubo hasta manifestaciones de los trabajadores de la Agencia del Agua en la ciudad, que transportaron en señal de duelo al ataúd con los restos de la institución.La reivindicación laboral no descansa ni en Feria. Ni mucho menos.

más noticias de FERIA DE JEREZ Ir a la sección Feria de Jerez »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios