Una 'mesa fría' con mucho arte

  • El artesano Manué de Mané presenta en esta edición de la Feria su última creación, una mesa abatible que tiene incorporada una cubitera y sólo hecha con una barrica de vino

Comentarios 1

Una mesa con secreto. Una mesa que mantiene en ese punto de hielo el caldo de la tierra a pesar de la altas temperaturas. El artista jerezano Manué de Mané enseña orgulloso su mesa cubitera. Un mueble hecho de barrica de vino que permite tapear sin tener sobre la mesa el recipiente de botellas y además, 'envuelve' el ambiente con un aire mucho más jerezano.

El artesano, que le debe su nombre a una promesa que le hizo a su abuelo, lleva 25 años de profesión, de dura profesión trabajando la madera con sus manos y creando muebles "funcionales". Manué de Mané reconoce que desde pequeño siempre le gustó "crear cosas" y ya con la mayoría de edad, entró en la Escuela de Artes para formar su futuro. "Fui un poco visionario en aquel momento porque visualicé que, en un futuro, los vinos se volverían a poner de moda", señala el jerezano. Su presentimiento le 'obligó' a trabajar la madera maciza de roble americano como si su vida se le fuera en ello. Lo mismo le da los últimos retoques a una banqueta 'torera', que crea lámparas con formas de racimo de uva, portacatavinos simulando la venencia e incluso mete en una bombilla una flamenca "y se enciende".

En este reto de la mesa cubitera abatible ha dedicado unas 400 horas de trabajo "y sólo he dormido 150. Leonardo Da Vinci decía que la razón está en la observación. Así que si yo observo algo que tengo la necesidad de solucionarlo, nada más verlo tengo que ponerme a ello". De Mané aclara además que si bien el proyecto final ha visto la luz en esta Feria del Caballo, "la mesa cubitera la tengo creada desde hace diez años, pero no había logrado hacerla abatible, una fórmula muy cómoda para los caseteros".

Sonríe cuando explica que "respetando a nuestra tierra, elaboro muebles funcionales y con un toque de cultura. Cuando pensé en la 'mesa fría' fue porque tras muchos años dedicado a la hostelería me di cuenta que había que cubrir una necesidad: tener el vino frío sin que ocupe lugar en la mesa". Lo único que utiliza es la barrica de vino. "Todo es artesanal y reutilizando la barrica, no reciclándola. Cuando se recicla se hacen virutas y después una pasta. Pero reutilizar es mantener el respeto a la forma original, lo natural. En este caso, la tapa es el fondo de la barrica y las patas, las duelas", apunta el artista, quien añade que "todo lo saco de mi cabeza, me ha quedado mucho por estudiar pero soy muy creativo. Esto era un reto personal".

Se muestra orgulloso de que González Byass haya contado con sus pequeñas obras y aún no es consciente de la expectación que ha creado la 'mesa fría'. "Ahora mismo estoy negociando con empresarios japoneses, con empresarios de Ibiza y de la zona de la Rioja. Así que para el futuro me planteo expandirme. Poco a poco, después de una lucha constante se me está teniendo en cuenta", declara. Eso sí, por mucho que lo reclamen fuera de su ciudad, sabe que a ella le debe mucho: "Gracias por haber nacido en Jerez tengo la oportunidad de ser más creativo que en cualquier otro sitio, porque aquí hay mucho arte".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios