El sentir del flamenco en la Feria

  • Las casetas de las peñas han sido las que se han preocupado principalmente de defender en el Real la presencia del cante auténtico frente a la 'invasión' a partir de ciertas horas de la música disco

Comentarios 3

Dios puso en ti todo lo que tenía que poner para hacerte distinta a las demás ciudades andaluzas, porque a la par que te hizo labradora, casi marinera y serrana, te colmó de prados y campiñas, regando sobre tus lomas las verdes cepas de tus viñedos, los que majestuosos hoy en día se alzan orgullosos sobre ese hermoso y lindo paisaje, tan nuestro y tan andaluz.

Jerez ha celebrado con orgullo una vez más esa Feria incomparable de primavera, que es única e inimitable, la que tanto gusta y disfrutan los jerezanos como también los visitantes entre la algarabía popular y la música flamenca. Una música verdadera, la que ha tenido a Jerez como su cuna desde tiempos inmemoriales, una deliciosa música que han escrito con el alma los artistas y los poetas andaluces, esos que aman y sienten nuestra cultura flamenca.

Esa agradable música la hemos podido escuchar con el mejor sentido del compás en las diferentes 'casetas del flamenco', que suelen regentar un buen puñado de amigos de aficionados y 'cabales' que saben cuidar con cariño y respeto las verdaderas raíces del flamenco de nuestra tierra, ese que tiene vía oficial dentro del hermoso recinto que es el parque de González Hontoria.

En cada una de las jornadas de Feria y hasta el filo de la madrugada han sido posibles esos maravillosos encuentros con el flamenco, todos ellos positivos, bien sea en la caseta de Los Cernícalos o en la de la peña de La Bulería, donde suele surgir de vez en cuando la espontaneidad de un buen cante o baile, bien sea en solitario o de los que se suelen recoger en grupo.

Otro tanto puede suceder en las casetas de la peña de El Pescaero o en la de la peña Buena Gente, que suelen acoger con simpatía esas ricas expresiones flamencas que se entregan en vivo y en directo. Lo mismo que suelen hacer cada año por estas fechas las peñas de Fernando Terremoto, los juncales de la Tertulia Flamenca de Pepe Alconchel, los de Luis de la Pica y sobre todo, los amigos de la peña Tío José de Paula a través de esas mujeres flamencas, que suelen actuar juntas dentro de un acogedor grupo que saben darle vida y alma al auténtico flamenco de nuestra tierra, las que arman siempre la 'marimorena', y las que suelen recoger del público grandes aplausos y felicitaciones, sobre todo cuando se pasean con ese arte y con sus trajes de lunares por los diferentes lugares de nuestra región andaluza, ¡Pura gitanería santiaguera!, gente buena que nos alegran la vida con sus cantes y con sus bailes.

También en otros recintos ha podido sentirse a gusto y se ha podido saborear el buen vino de nuestra tierra. Además, todas estas casetas han tenido entrada libre y han sido todas ellas muy acogedoras. Allí se hacen amistades y también se bailan otras músicas andaluzas que también agradan y que tienen un cierto aire de ritmo y compás. La Feria del Caballo 2010 nos ha recibido todos los días con los abrazos abiertos!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios