Una veintena de casetas carece aún de servicio de bar y cocina para la Feria

  • Hosteleros locales aseguran que tan sólo el 35 por ciento del personal que trabaja la hostelería en el González Hontoria es jerezano · Los caseteros provienen en su mayor parte de Sevilla y Córdoba

Comentarios 24

Una veintena de casetas, de las 226 que conformarán este año el recinto ferial del parque González Hontoria, no tiene comprometido aún el servicio de bar y cocina. La falta de hosteleros dispuestos a llevarlas está provocando una situación que en algunos casos se está tornando casi dramática ya que, de prolongarse el problema, no quedaría más remedio que cerrar la caseta, algo que ha sucedido en contadas ocasiones.

La retirada de los hosteleros profesionales del Real de la Feria es un hecho del que apenas se salva una decena de profesionales "que seguimos trasladando nuestras casas a la Feria para prestar servicio", señalaba el conocido cocinero jerezano Juan Carlos Carrasco, gestor de los restaurantes 'Casa Juan Carlos' y 'El Gallo Azul'.

Los profesionales de toda la vida aseguran que "una cosa es ser un hostelero y otra muy distinta ser un casetero". Carrasco apunta que ya lleva cinco años "repitiendo una y otra vez que el nivel que hemos alcanzado en la Feria del Caballo puede correr peligro. La gente antes venía a comer tortilla, pimientos y vino. La labor hostelera consiguió que la Feria adquiriera mayor caché y ahora, además de una fiesta, es centro de negocios, punto de encuentro familiar y un indiscutible referente gastronómico".

Las razones por las que hay tantos problemas para encontrar quien se haga cargo de una caseta vienen a ser las siguientes, al menos según Juan Carlos Carrasco: "Los gastos son más elevados a cada año que pasa. A ello se une que te estás jugando la inversión al aire libre. Si hace mal tiempo la pierdes. Además hay una gran carencia de personal. Yo creo que sólo cinco de cada cien personas que trabajan en las casetas son profesionales. Y si hablamos de su procedencia, no me equivoco si digo que tan sólo el 35 por ciento son jerezanos. El resto vienen de fuera. Ahora acuden muchos caseteros de Sevilla, Lebrija, Córdoba, Algeciras y hasta de Jaén".

Para el gran público es desconocido que al igual que las plantillas de las atracciones (que recorren todas las ferias hasta el mes de octubre) también hay caseteros que hacen la referida ruta. Son feriantes que se dedican a coger casetas. "Esta gente -alerta con pesimismo Juan Carlos Carrasco- no presta el mismo servicio ni da la misma calidad. Pagan entre 12.000 y 15.000 euros por la caseta, tiene la obligación de dar de comer a decenas de socios un día en concreto y tienen que rentabilizar los gastos sea como sea. Y lo hacen de dos formas: o bajan la calidad de los productos o incrementan los precios una barbaridad".

Lo peor de esta situación es el grave perjuicio que causan a la imagen de la ciudad. "Vienen a pegar el 'pelotazo', así de claro. No conocen la identidad de Jerez y mucho menos sus vinos. El problema llega cuando el fin de semana llegue un montón de turistas de Madrid. Les pegan el sablazo y los pobres salen como el canelo para no volver jamás".

Por su parte, Faustino Rodríguez (propietario del conocido y céntrico 'Bar Juanito') considera que este año "la crisis se va a notar en la Feria del Caballo. Las cosas están más tranquilas, menos alegres que otros años". Él mismo llevará esta Feria dos casetas frente a las tres que cogió el año pasado. Tampoco se le pasa por alto que mucho casetero foráneo ha aterrizado en Jerez. "Y es algo que nunca entenderé, que una empresa de Jerez se busque gente de fuera".

12.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios