Calparsoro firma un 'thriller' con dilemas morales en 'Invasor'

  • El director presenta su película en Sevilla junto a los actores Alberto Ammann y Antonio de la Torre. La búsqueda de la verdad de un médico militar tras un atentado.

Daniel Calparsoro ha llevado a su terreno la novela Invasor, de Fernando Marías, el relato de la cruzada que emprende en busca de la verdad un médico militar tras un atentado en una misión internacional en Iraq, un punto de partida desde el que el director ha construido "una película con ritmo trepidante, con secuencias espectaculares, muy vistosas, pero que respeta el mensaje y el contenido del libro". El director de Salto al vacío y Guerreros, que ha presentado el filme durante el Festival de Sevilla junto a sus dos protagonistas, Alberto Ammann y Antonio de la Torre, ha utilizado la estructura de un thriller "para contar la historia de un hombre que se enfrenta al sistema y que lo que pretende es salvar su dignidad".

Amman interpreta a ese hombre, que a su regreso a casa es tentado por los altos mandos con sobornos y medallas para que suscriba la versión oficial "y él se ve en el dilema de destapar lo que ha ocurrido o coger el dinero y callar", explica Calparsoro, que cree que el largometraje "coloca al espectador en el mismo dilema, le preguntamos: ¿Lo arriesgarías todo para sacar a la luz una verdad terrible? En los pases del público, hay mucha gente que está de acuerdo con lo que hace Pablo, pero hay quien no lo está. Es un debate interesante en un país como éste, en una sociedad tan acostumbrada a la corrupción, al soborno, en la que todo nos parece normal".

Invasor, que se estrenará el 30 de este mes en los cines, logra hacer muy creíble la ambientación en Iraq, pese a que los pasajes ambientados allí se filmaran en Lanzarote y Fuerteventura. "Teníamos la intención de rodar en Jordania o en Marruecos, pero surgió la Primavera Árabe, con todas sus revueltas, y nos daba miedo meternos en un país en el que hubiera un cambio de gobierno, algo que pudiese afectarnos, y no somos una productora americana con miles de millones, tenemos que cuidar mucho el presupuesto", argumenta Calparsoro.

La película es la primera colaboración entre el cineasta y Ammann, que ahora vuelven a ridar juntos Combustión, otra cinta de acción en la que también aparecenÁlex González y Adriana Ugarte. "Nos entendemos bien", afirma Ammann, que tras Celda 211 y Eva parece afianzado en el cine español. "Dani tiene cosas que yo valoro mucho, es sincero y directo, no pierde el tiempo, va al grano. Eso lo valoro, porque es una postura muy útil para estar concentrado, esa confianza es algo que te hace trabajar más".

Invasor facilita a Ammann "uno de esos personajes que uno desea, aunque también ocurra eso con los malvados". De Pablo le atraía "que no fuera el cliché de héroe. Me interesaba esa vocación de ser médico militar en un medio en el que no es fácil salvar vidas siempre, y el hecho de que su triunfo fuera ambiguo. Hay una victoria, pero también una pérdida", asegura.

El equipo no tuvo el apoyo del Ejército, aunque dispuso "de la ayuda particular de algunos militares y médicos, e hicimos una minimili", dice Ammann sobre la preparación. Antonio de la Torre sintió como un desafío "dar verosimilitud a mis movimientos, que nadie dijera: 'Mira, Antonio de la Torre haciendo de militar". El malagueño ha apoyado en estos días las reivindicaciones de los profesionales del cine andaluz, que reclamaban a Canal Sur que invierta el 6% de sus ingresos en producción. Él es uno de tantos intérpretes que tiene en Madrid la mayoría de sus trabajos. "De lo que me ofrecen aquí no podría vivir, lo último que hice en Andalucía es Grupo 7. Yo tengo suerte, pero si miro a mi alrededor veo que estamos en un tiempo triste, en el que el miedo, la necesidad de sobrevivir, hacen que al final, al contrario de como dicen, vivamos por debajo de nuestras posibilidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios