"Dickens no tiene sucesor. Hoy no hay nadie con su talento"

  • Mike Newell adapta 'Grandes esperanzas' con Ralph Fiennes y Helena Bonham-Carter

Cuando Mike Newell sopesaba llevar a cabo una nueva adaptación de Grandes esperanzas no temió tanto el peso que podían ejercer otras versiones, sino que se preguntó si ese proyecto "era bueno en los tiempos modernos o sería algo tipo Jane Austen". Pronto algunas ideas le hicieron ver la absoluta vigencia del libro de Dickens. "Habla de gente desafortunada, de desilusión, de una ciudad grande y difícil. Son factores que afectan hoy a jóvenes en Inglaterra e imagino que también a los de España", asegura el director en Sevilla, donde se exhibe dentro de los Special Screenings del SEFF su largometraje, interpretado por Jeremy Irvine, Helena Bonham-Carter y Ralph Fiennes.

¿Qué tiene una obra como Grandes esperanzas para inspirar a directores tan dispares como David Lean o Alfonso Cuarón? La evolución del huérfano Pip esconde "una historia muy rica. Si uno se adentra en ella hay una historia de amor, un melodrama, una historia de fantasmas... No para nunca de deparar sorpresas, es una mina", afirma.

Para el responsable de éxitos como Cuatro bodas y un funeral o Harry Potter y el cáliz de fuego, el talento de Dickens no ha encontrado un sucesor. "Él creó grandes obras desde los 20 años hasta que murió. No hay nadie tan prolífico y que escriba hoy con tanta calidad. Alguna gente es como una vela: parece que va a dar más luz pero luego se desvanece, y pensamos que son mejores de lo que son. Pero nadie es como Dickens, era un titán".

Sobre el reparto, Newell confió entre risas que Helena Bonham-Carter (Miss Havisham en la ficción) se había quedado impresionada por su maquillaje cuando se vio en la película. "Me llamó gritando, diciendo que a ver si se podía arreglar con efectos digitales. Estaba fuera de sí. Por suerte Ralph Fiennes no es tan histérico, es más tranquilo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios