Pagés acude al diván del escenario

  • La bailaora sevillana presenta esta noche ‘Autorretrato’, un dibujo íntimo y minimalista que surge de una invitación de Baryshnikov e incluye una pieza coreográfica al calor de los versos de José Saramago

María Pagés se autoanaliza, se dibuja a sí misma y a las referencias que componen su universo cotidiano:su estudio, su hogar, el escenario... Ese principio de salir al encuentro de sí misma es el alma de Autorretrato, la obra que trae esta noche al Villamarta, dentro del XIIIFestival de Jerez, y que se alzó con el Giraldillo al mejor espectáculo en la pasada Bienal de Sevilla. Ayer, en rueda de prensa, la bailaora sevillana, que ha superado en los últimos tiempos un difícil trance vital, ha decidido, según explicó, “pararme y decir:bueno, ha llegado el momento de ver a lo que he llegado, repasar mi trayectoria”.

Su nuevo montaje tras el colorista Sevilla, que presentó hace un par de años en Jerez, es una propuesta de introspección personal a partir, como se ha dicho, de cuatro escenarios donde discurre su vida. Partiendo de unos solos coreográficos que el ilustre Baryshnikov le pidió cuando la invitó a su centro neoyorquino de danza, Pagés ha incorporado finalmente al espectáculo a todos los miembros de su compañía. “Era una obra que necesitaba hacer para mí pero al final la hace la compañía con sus ocho bailaores, porque también son parte de mí”, apuntó la bailaora y coreógrafa sevillana que dirige un elenco que el próximo año cumplirá dos décadas en activo.

Dos de las grandes curiosidades que encierra este Autorretrato es un poema del premio Nobel José Saramago, que él mismo recita en off, y la reedición del número de Las nanas de la cebolla, versos de Miguel Hernández que Pagés ya bailó y coreografió hace unos años en el espectáculo Canciones antes de una guerra. Cuestionada por el trabajo de adaptación al baile de la métrica de Saramago, la premio nacional de Danza en creación de 2002 dijo que el poema del escritor luso Ergo uma rosa, “aparte de su increíble belleza, representa muchísimo en mi vida, en mi espiritualidad y mis emociones, de ahí que lo he traducido al baile a borbotones”. “Pensé que iba a ser lo más difícil pero es lo que he montado más rápido en mi vida”, apostilló acto seguido. En cuanto al poema de Hernández, Pagés explicó que la composición musical es “nueva”, por lo que esta vez no es la versión de Serrat que utilizó con anterioridad.

La otra gran cita de la jornada tendrá lugar a medianoche en La Compañía, dentro del ciclo ‘Solos en Compañía’, bajo el sello inconfundible de la bailaora Rosario Toledo. En Del primer paso, la gaditana remueve sus orígenes para abrir una primera parte de la propuesta que presenta a la danza, con música de Debussy;y un segundo cuadro dedicado a su vertiente actual, la más flamenca. En ella intervienen artistas invitados como el cantaor David Palomar y el guitarrista Dani Méndez.

Seguiriya y cabal, soleá personal, malagueña y su tradicional cierre por cantiñas son las cartas jondas que pondrá sobre la mesa Toledo, quien está expectante por estrenar en sala un montaje concebido para escenificar en la calle. “Me he sumergido en mis orígenes, que es la danza clásica y el clásico español pero también me baso en flamenco, flamenco, donde Palomar me acompaña en el camino”, destacó la coreógrafa.

Para abrir boca, Villavicencio acogerá una nueva cita con ‘Los conciertos de Palacio’, donde en esta ocasión estarán la guitarrista malagueña Celia Morales, que ofrecerá un “85% de composiciones propias” y abre el ciclo dedicado a mujeres ‘tocaoras’; y la última Lámpara Minera, la jovencísima cantaora onubense Rocío Márquez. Ambas ofrecerán sendos recitales en los que dispondrán en acústico un surtido abanico de estilos flamencos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios