Preparativos para celebrar el año mundial del flamenco

  • El gran desafío del actual gobierno local no es otro que el dar pie a un “revulsivo” de la sociedad capaz de generar empleo y riqueza

Comentarios 3

En la reconocida por una amplia mayoría como cuna del arte ‘jondo’, el flamenco es el cuarto o quinto reclamo turístico que convence al visitante para arribar en la ciudad. No salen las cuentas. Al margen de la calurosa acogida que tiene el Festival de Jerez año tras año, con cientos y cientos de cursillistas llegados de medio mundo que copan las plazas para tomar clases con los grandes maestros y rebosan los espacios escénicos, lo cierto es que raras veces durante los doce meses del año la ciudad saca rentabilidad económica del inabarcable potencial del flamenco como industria cultural, como seña identitaria singular capaz de generar riqueza y empleo. Con el firme propósito de invertir dicha tendencia, el Ayuntamiento de Jerez puso en marcha a finales del pasado año la oficina de coordinación (que a finales de este 2009 se espera que pase a ser comisariado) de ‘Jerez 2013, Año Internacional del Flamenco’, un evento de impacto planetario que quiere trascender más allá de un ejercicio completo de importantes actividades en torno a la que probablemente sea la más universal de las músicas. El gran desafío subrayado en rojo por el actual gobierno local en relación con dicho evento no es otro que el dar pie a un “revulsivo” de la sociedad capaz de generar empleo y riqueza en torno a una industria de la cultura.

El camino es largo, pero la pura realidad ante acontecimientos de esta dimensión es que 2013 aparece ya a la vuelta de la esquina. Francisco López, responsable de la oficina que planea el evento y ex director del Festival de Jerez, tiene claro que “hay que caminar a dos velocidades: de aquí a final de este año vamos a tener la planificación absoluta de las acciones para 2013; y, en paralelo, iremos trazando ideas y propuestas concretas a corto plazo”. A todo esto, el evento ya goza del visto bueno de los Gobiernos central y autonómico, y el Ayuntamiento persigue ahora la inclusión de una extensa nómina de empresas colaboradoras para apoyar económicamente una celebración que situará definitivamente a la ciudad como “cabecera internacional” del arte ‘jondo’. En ese Año, como ya han recalcado en numerosas ocasiones desde el gobierno municipal, tanto el Festival de Jerez como el futuro Centro Nacional de Arte Flamenco serán ejes decisivos. El primero, ya está consolidado. Lo segundo, sigue siendo el gran anhelo cultural de la ciudad. La faraónica obra de los prestigiosos arquitectos suizos Herzog & De Meuron, más conocida como la Ciudad del Flamenco y actualmente con sus obras paralizadas, está a expensas de que se oficialice la constitución de la fundación encargada de la gestión del proyecto, tanto en la vertiente urbanística como posteriormente a la hora de dotar de contenido a un equipamiento cultural de primerísimo orden.

Cuando aún restan más de 1.300 días para que Jerez celebre su Año Mundial del Flamenco, el evento empieza a cobrar formar y la ciudad, de forma más lenta de lo deseado (algo motivado especialmente por las consecuencias de la crisis económica global) se despereza tomando conciencia de que en el flamenco hay un enorme yacimiento listo para ser explotado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios