Lucía Álvarez 'La Piñona'. Bailaora.

"Valoro mucho lo que me llega, esté bien hecho o mal hecho"

  • La vida de esta jimenata de 27 años ha sido una carrera de fondo en la que ha sabido sortear las zancadillas que el tiempo le ha ido poniendo.

Comentarios 2

-Imagino que muy ilusionada con este nuevo reto o con esta nueva etapa...

–La verdad es que sí porque hace mucho tiempo que tenía ganas de hacer algo sola. Va a ser la primera vez que hago un espectáculo propio y en ese sentido estoy un poco nerviosa, porque para mí es un mundo nuevo y desconocido en muchos aspectos, pero bueno, con ganas de seguir con mi carrera, esto acaba de empezar.

–¿Cambia mucho la perspectiva de un artista cuando inicia su carrera en solitario?

–Sí porque un espectáculo no son dos bailes como ocurre cuando vas a actuar a una peña o un festival, esto no tiene nada que ver. Antes me preparaba una soleá y una seguiriya, por decir algo, y ya está, pero un espectáculo propio requiere muchos más cosas. Ya vas a un teatro y todo se proyecta de forma diferente.

–¿Entiendo que habrá entonces una mayor responsabilidad?

–Hay mucha, aunque lógicamente, también la hay cuando vas a una peña. Cambia el marco y con ello cambian muchos aspectos. De todas formas, es uno mismo quien tiene que fijarse el grado de responsabilidad y el mío es estar a la altura y sobre todo quedar bien conmigo misma.

–Cuando a una bailaora le otorgan un premio como el Desplante en el Festival de Las Minas de La Unión, ¿le cambia mucho la vida o sólo es algo efímero?

–Bueno, en el aspecto social sí que me ha cambiado la vida porque es cierto que con ese premio te sitúas en el mapa, es como si de repente existes para mucha gente. En ese aspecto es muy positivo, pero en otros, como el del trabajo, por ejemplo, la vida me ha cambiado poco. Puede ser que haya algunas cosillas y sobre todo más proyectos para el futuro pero me siento igual que antes, sigo metiéndome en mi estudio cada día y sigo yendo al tablao cada día. 

–Un granito de arena es un recorrido por todos esos sueños que siempre ha tenido. ¿Cuesta montar un espectáculo así o es algo que una ya tiene en mente desde hace tiempo?

–Son cosas que una lleva acumulando en la mente desde hace mucho tiempo. Luego, en cuanto a montaje sí que es verdad que conforme vas a avanzando lo vas adaptando a otros aspectos que también son importantes pero en general haré flamenco, o sea, caña, seguiriyas o tangos. También creo que la situación emocional cuenta porque dependiendo de cómo te sientas escoges unos elementos u otros. Por lo demás no ha sido muy complicado porque todo lo tenía claro. Quizás lo peor ha sido coserlo y darle una estructura, pero preparar los números, elegir los palos y todo lo demás ya lo tenía en mente.

–Para una artista novel, ¿qué significa bailar en Jerez?

–Pues da respeto o quizás más que respeto (risas). Jerez es una de las cunas del flamenco y luego el Festival todos sabemos el escaparate que es. Compartir cartel con artistas tan fuertes hace que el grado de responsabilidad sea grande. Son muchos factores para estar con todos los sentidos puestos.

–Conforme pasan las horas y se acerca el día y la hora final del estreno, ¿le da muchas vueltas a la cabeza?

–Sí (risas), aunque intento evadirme un poco y no pensar, entre otras cosas porque ya está todo preparado. Lo único que quiero es que lleguen las siete ocho de la noche y haber terminado.

–Usted es una artista joven, pero supongo que como todos habrá tenido sus espejos o iconos en esto del baile. ¿En quién se ha fijado?

–Pues mira he tenido varios. Mis primeros ídolos en el baile fueron Manuela Carrasco y Antonio Gades porque eran lo que conocía cuando era pequeña. Luego, me he ido fijando en otros artistas porque en realidad me gusta mucho ver vídeos antiguos y comprobar cómo se hacían las cosas antes. Me encanta ver a Manuela Vargas y a Farruco. De los artistas de hoy en día me gusta mucho Eva la Yerbabuena, pero bueno, en general no soy muy selectiva, me suele gustar casi todo el mundo.

–¿Qué es lo que aprecia más cuando va a un espectáculo y se sienta como espectadora?

–Cuando soy público me gusta sentirme público y no artista porque si no a veces te sientas con prejuicios. Valoro lo que me llega, ya puede estar bien hecho o mal hecho, pero que me llegue, que creo que es lo importante.

–Antes ha dicho que con el premio en La Unión apareció en el mapa artístico. ¿Tanto cuesta a los jóvenes hacerse un hueco?

–Sí que cuesta, o al menos en mi caso. Lo poquito que tengo me ha costado mucho trabajo, no ha sido fácil. Hay mucha gente y gente muy buena, y luego no es solamente el hecho de que bailes bien o bailes mal son otros aspectos sociales que no son fáciles.

–Volviendo a ‘Un granito de arena’. ¿Con qué elenco va a contar?

–Pues con la gente que viene siempre conmigo, es decir, con la guitarra de Miguel Pérez, el cante de Moi de Morón, Niño de Elche y Paco El Trini y la percusión de Jorge Pérez. Además, cuento con Angelita Montoya, que viene como artista invitada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios